Siendo madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... cómo mantenerme mujer.

domingo, 28 de agosto de 2011

Visita al médico de cabecera

No sabía qué me pasaba, pero estaba convencida de que era algo grave. Podía tratarse de un problema en los pulmones, o de corazón, o qué sé yo, cualquier enfermedad definitiva. Y así dejaba pasar los días, las semanas, los meses… hasta que un día soñé que mi cuerpo me decía que me dejara de chorradas, que estaba completamente sana, como siempre. Y como yo creo en mis sueños, porque siempre me cuentan las verdades que no soy capaz de percibir durante el día, decidí dar mi brazo a torcer y fui al doctor. Entré en la consulta del médico de cabecera de turno y le expliqué mis síntomas esperando lo peor. Me miró con escepticismo, pero hizo como que me tomaba en serio, y después de examinarme, descubrió el origen de mi dolor en el pecho. Estrés.

Me relajé. Sólo es eso. Estrés. Rompí a reír. Es más, me partía de la risa. Era sólo un poco de risa tonta. Pues sí, mira, resulta que me había pillado. Quizás fuese esa decisión de encargarme de todo para que mi marido pudiera ser feliz y no se desmayara todas las noches a las diez en punto en el sofá. Quizás fuese el ritmo de vida con los niños arriba y abajo durante todas las tardes, que están reservadas para ellos. Quizás fuese el aumento de jornada laboral que había pactado con mi empresa debido al aumento de trabajo que, para respetar las tardes con los niños, me robaba horas de sueño y horas de descanso los fines de semana. Quizás fuese que todavía llevaba la sobrecarga del verano pasado en el hospital con la segunda rotura de cadera de mi tía y la venta imposible de su piso para poder pagar la residencia. Quizás estuviera relacionado con el embarazo que me hizo sentir más enferma que otra cosa y que terminó con un aborto espontáneo tras cuatro meses de gestación, para el que no me tomé ni un día de baja, no quería ni un segundo para lamentarme.

- Médico: Voy a recetarte unas pastillas que te ayudarán a reducir el estrés.
- Camaleona: No voy a tomar nada, si lo que me pasa es que estoy estresada, esto lo curo cambiando mi estilo de vida, no con pastillas.
- Médico: ¿Qué te crees? ¿Una gordita simpática que puede con todo?
- Camaleona. Pues sí. Y con esto también podré.
- Médico: Deberías ser un poco más optimista y agradecer lo que tienes.
- Camaleona: ¿Optimista? Por favor, si no existe persona más optimista que yo sobre la faz de la tierra. Y ya me he cansado de estar encantada de la vida con todo. De eso nada. Lo que necesito es dejar de ser fuerte y risueña. Derrumbarme, venirme abajo y llorar, largo y tendido, que buena falta me hace.
- Médico: Pues entonces como tratamiento te aconsejo que quedes todos los días a tomar café con tus amigas para criticar a vuestros maridos, que te vayas de rebajas y te compres cosas bonitas, que hagas un poco de ejercicio y rebajes unos kilos, que vayas a la peluquería todas las semanas… lo que quieras, pero dedícate tiempo para ti, sólo para ti.
- Camaleona: Eso me gusta más. Muchas gracias por todo.

Y me fui de allí sonriente, dispuesta a seguir sus consejos. Volví a la peluquería después de diez meses sin cortarme el pelo. Me saqué el bono para la piscina y fui algunas mañanas antes de trabajar. Me compré unos zapatos bonitos en rebajas, ni para mis hijos ni para mi marido, sólo para mí. Pero justo cuando estaba decidida a dar el paso definitivo para la recuperación total de mí misma, volver a ir de conciertos con mi hermana y su amiga, llegó una última oleada brutal de trabajo que debía terminar antes de las vacaciones. Tuve que desatender los consejos del médico y dejar aparcada mi recuperación.

Ahora que lo pienso, creo que nunca debí dejar de comer chocolate.

8 comentarios:

barbaria dijo...

Ains...no sabes como te comprendo.
Si es que esto de ser superwoman pasa factura. Menos mal que hay pocas cosas que no se alivien con un par de zapatos nuevos, aunque sean de rebajas...
Ánimo y muchos besos.

P.D: Me encanta ese médico tuyo y las recetas que prescribe.

MPG dijo...

Te leo, y casi me veo a mi misma. Ahora mismo desde hace dos días tengo dolor en el costado izquierdo, le pecho.... yo también soy una superwoman happyhappy y ahora estamos immersos en casa en una "crisi" (no de pareja, no) por enfermedad de mi suegra.... Pensaba ir esta tarde al médico, pero me parece que empezaré a relajarme y a poner tiempo para mi misma.....

Yandros dijo...

Los problemas de salud suelen ser el agitador que deja en el fondo las cosas superfluas y saca a la superficie lo verdaderamente importante. Durante un determinado intervalo de tiempo, cambiamos nuestra rutina, quizás pensando que vivimos atrapados en una vida que no hemos elegido.
Yo creo que hay un poco de todo. Quizás esta sociedad nos exige demasiado y nos dejamos llevar por su fuerza. Pero quizás también, Camaleona, tú seas activa por naturaleza y si llevaras una vida más relajada a lo mejor no serías tú misma. A lo mejor no serías tan optimista o cualquier otro adjetivo que te defina.
Lo que quiero decir es que no es tan malo como vivimos si estás contenta contigo mismo. Al fin y al cabo, es lo que somos. Ojalá tuviéramos todo el tiempo del mundo para hacer todo lo que queremos. Pero hay personas que cansarían a un tiempo infinito jajajaj. Demasiado activas!
Un abrazo y espero que todo vaya mejor

Escribir es seducir dijo...

ES GENIAL

SIN DUDA ALGUNA EL ESTRES NO ES CHISTE
HAY QUE QUERERSE A UNO MISMO. YO TE LO DIGO Y APENAS LO PUEDO CUMPLIR.
PERO NO ES PARA TOMARLO A RISA DEL ESTRES DERIVAN MIL ENFERMEDADES QUE SI PUEDEN SER GRAVES ASÍ QUE A CUIDARSE MUCHO

BUEN TEXTO

SALUDOS

solangeperezm dijo...

Hola!

Entiendo perfectamente como te sientes, a mi me dijeron lo mismo, estaba con un dolor de pecho increíble, uno a veces se descuida por estar atenta a todo... que te mejoeres!!!

María José dijo...

Un amigo me enseñó que una filosofía importante en Yoga es "quererse uno mismo" porque si tu te quieres puedes querer a los demás!
y cuando eres capaz de querer... es porque ya disfrutas de la vida!

Trata darte pequeños gustitos todos los días! =)


PD: y vuelve al chocolate!!! es tan irresistible!!!!!!!

encantadadelavida dijo...

Ufffff. Yo lo del tiempo para mí misma lo veo como una obligación más de las muchas que ya tengo. Me estresa sólo pensar que tengo que buscar un tiempo para mí misma.

María dijo...

Hace tiempo que no se de ti, preciosa, espero que estés bien.

Un besazo.

este es el diario

de una madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... que intenta seguir siendo y sintiéndose MUJER