Siendo madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... cómo mantenerme mujer.

domingo, 31 de octubre de 2010

Pasos más cortos y brazos más largos

Desde que tengo hijos mis brazos han crecido, y no es una forma literal de expresar que llego a todas partes. Es cierto que he desarrollado ciertas capacidades y que a veces parezco un pulpo con un montón de patas que se alargan para coger ocho cosas a la vez. Pero no, en esta ocasión me refiero a que, de verdad, físicamente me han crecido los brazos. He llegado a la conclusión de que es algo que nos ocurre a todos los que tenemos hijos pero nadie nos lo advierte, entre otras cosas porque nadie, hasta el momento, había descubierto el motivo por el que los brazos crecen milímetro a milímetro sin que podamos percatarnos, a una edad que los huesos empiezan a encogerse.
Pues yo lo sé, y además desde hace tiempo. Por lo menos, por lo menos un año. Fue un día que iba andando por la calle con mis hijos. Hay veces que vamos hablando de nuestras cosas, una conversación a tres bandas, y hay otras veces que vamos callados y ensimismados.
Este día cada uno iba concentrado en sus pensamientos. Yo andaba contando los minutos que nos quedaban hasta llegar a la piscina. Mi hijo mayor debía andar por alguna nueva galaxia que acababa de descubrir donde podría construir montañas rusas con loopings imposibles, sus palabras más o menos eran algo así como "fsssssbrrrg llllfffffhhhhhh mmmnnnnn pffsssssssshhhhh ñiuuuuuu", mientras su mano hacía de nave espacial siguiendo el camino de algún alienígena. Mi hijo pequeño debía andar machacando algún lo-que-fuese-en-general, a ser posible que hubiese construido su hermano que siempre es más divertido porque así llama su atención, sus palabras más o menos eran algo así como "brrrrrmmmmmm prrrrrommmmm fffiiiuuuuu grrrrammmm" mientras su puño hacía de martillo destructor y plantaba su sonrisa más encantadora. Entonces la situación se fue agravando. Yo andaba más rápido porque los minutos no me sumaban lo necesario para llegar a tiempo. Mi hijo mayor, ajeno a mis prisas, transportó el resto del cuerpo a la montaña rusa que acababa de fabricar, corriendo hacia delante y hacia atrás, girando para un lado y para otro. Mientras que mi hijo pequeño, absorto en su escabechina, convirtió su cuerpo completo en mazo demoledor, saltando sobre cada baldosa de la acera y dejándose caer como si en ello le fuese la vida. Y claro, les he dicho mil veces que por la calle tienen que ir cogidos de mi mano, alguna vez hasta he tenido que aplicar técnicas psicopedagógicas y todo para que no vayan como locos por ahí. Así que ahí estaba yo, andando cada vez más deprisa, y allí estaban ellos saltando y corriendo sin soltarme la mano. Y lo sentí, fui consciente de que, aquella tarde, mis brazos se alargaron por lo menos medio milímetro, eso es así cada vez que salimos a la calle. Entonces lo supe, un día me convertiré en mamá mono.

27 comentarios:

Montxu dijo...

Simpático y terrible post, creo que después que crezcan, poco a poco tus extremidades volverán a su ser. Jajajaja. Perdón, perdón.

Un besazo.

Camaleona dijo...

Montxu, tú crees???

barbaria dijo...

Ajá! Lo sabía! No era que las mangas encogieran en la lavadora!

Camaleona dijo...

Barbaria, yo también pensaba que me pasaba con la secadora...

DIAVOLO dijo...

Querida amiga, los avatares de la vida me han alejado mucho de este mundillo... pero busco mis momentos y aquí me tienes.

He disfrutado de la lectura, de esa simpatía y naturalidad que siempre me han encantado de ti, de la pasión que se refleja en cada palabra cuando hablas de tus hijos... ¡eres encantadora!

Un beso fuerte.

P.D. Después de meses sin escribir nada, voy a invocar a las musas, por si tuvieran a bien hacerme una visita... deséame suerte.

acoolgirl dijo...

Suerte que te tienen a ti y tus largos brazos :)

Estoy con Montxu... quizá esto sólo sea ahora, para que puedas un poquito con ellos, cuando se hagan mayores, tus brazos volverán a ser como eran así que no tires los jerseys!!

Un besitooo

Gacela dijo...

Me ha encantado el post. Precisamente hoy hablaba con una amiga -ella madre, yo no- de los pequenyajos y cómo te cambian la vida. Pero fíjate, lo de que los brazos se alargaran no ha salido en la conversación! :-)

Un abrazo.

Camaleona dijo...

diavolo, seguro que tus musas se están revolviendo encantadas ahora mismo...

acoolgirl, es que yo quería ir de compras y buscaba excusa... pero bueno, vale, no tiro los jerseys que me vienen pequeños...

Gacela, es que esto de los brazos largos es una novedad... díselo la próxima vez que le veas y seguro que te lo confirma...

Marinel dijo...

Hola,vengo del blog de Calvarian y he pasado a conocerte.
Me ha encantado el post,que comprendo a la perfección,porque ser madre es...
Nada fácil,para qué engañarnos y yo,puede que mono e incluso pulpo en más de una ocasión.
:)
Pero verás que poco a poco el crecer acorta tus brazos y aunque parezca imposible,hasta en ocasiones recordarás con nostalgia ese sentirse mono.
Hablo desde la experiencia porque tengo un hijo de veinte y una de ocho...
Estoy a dos bandas,je,je,je
Perdona la extensión,¿sí?
Un beso.

Un tipo dijo...

"Mamá mono" xD

Las mujeres, las madres, sí que evolucionan :)
Saludos !

Patricia dijo...

Que tierna historia, eres una madre ejemplar y super dulce! si hasta me traslade a tus vivencias,
besos,

Alís dijo...

jajajajajaja
Pues has encontrado respuesta a mi problema con los jerseys y las mangas que encogían, porque también me sucede. Incluso con un abrigo que no fue nunca a la lavadora, lo que me tenía muy intrigada.
Aunque no sé si me quedo tranquila...

Besos

Camaleona dijo...

Marinel, sé seguro que un día recordaré con nostalgia nuestros paseos por la calle cogidos de la mano... por eso los escribo, para recordarlos.

Un tipo, las madres evolucionamos a nuestro pesar, como los pokemon o los gormitis :P

Patricia, dulces son los pequeñajos...

Alís, a mí ahora lo que me preocupa realmente es que un día lleguen a arrancarme un brazo ¿conoces alguna amiga a la que le haya pasado?

Alís dijo...

Uyy! No, no conozco ningún caso y espero no conocerlo nunca. Cúidate mucho, jaja, que sólo tenemos dos brazos.

Besitos

mmarde dijo...

Yo todavía los llevo agarrados de un carro... Creo que no voy a "quitarle" a la peque el carro. Me has asustado.

.A dijo...

me encanta la foto que tienes en el blog
son tus hijos ?

Dara Scully dijo...

si te sirve de consuelo, a mí los abrazos de mono siempre me han parecido de lo más encantadores.


(sonrisa grande,
¡enorme!)

Magnolia dijo...

esos brazos más largos, sirven para abrazar mejor, que suerte tener unos brazos tan largos.....

abrazos largos,

Camaleona dijo...

Alís, estaré al tanto por si me entero de algo...

mmarde, no le quites NUNCA el carro... lo bien que van ataditos...

.A, gracias, es mi hijo mayor y la coleta de una sobrina :)

Dara Scully, ahora que lo dices... igual lo hacen adrede para que tenga los brazos más largos y pueda abrazarles a los dos a la vez, eso les encanta.

Magnolia, será eso lo que quieren, abrazos gigantes...

Calvarian dijo...

Salvando las distancias y sin ánimo de ser un cochino calvo soltero...Ojalá me pasara algo similar, pero con cuidado con alguna parte de mi cuerpo que no uso y está atrofiada...jejeje, que es el cerebro...como eres jajaja
Bésix. No sirven las collejas...la vida es una losa. Gracias de todos modos

Camaleona dijo...

Calvarian, igual es que nunca te has llevado una colleja-sentimental-con-todo-el-cariño...

María dijo...

Qué bonito has dejado tu blog, Camaleona.

Por supuesto que por la calle deben ir cogidos de la mano, es más seguro.

Un beso.

Rebeca dijo...

estoy convencida que todas las mamas teneís superpoderes. No sólo os crecen los brazos, si no que se os agudiza el oído, el olfato y leeís el pensamiento.

Sílvia dijo...

adoro la descubrición de tu blog :)

Magamerlin dijo...

Camaliona, he vivido tu situación varias veces, te entiendo y creo que ya somos mama mono.
Un besote de la maga curiosa.

Carlos dijo...

Hola! Bona nic :)

De mamá mono nada! Los pasos cortos es para darle emoción, y los brazos largos es para que ese abrazo les llegue a toda tu familia.

Otro para ti!

Camaleona dijo...

María, gracias... es un blog otoñal ;)

Rebeca, ja, ja, ja... mi hijo mayor creo que se indigna cada vez que le leo el pensamiento... pero es que es tan fácil leerle el pensamiento a una criatura que has llevado en el vientre...

Silvia, gracias!!

Magamerlin, yo tengo que alargar las mangas este invierno... creo que la cosa empeora.

Carlos, igual lo hacen a propósito para que pueda abrazarles a los dos a la vez... me alegra verte por aquí :)

este es el diario

de una madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... que intenta seguir siendo y sintiéndose MUJER