Siendo madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... cómo mantenerme mujer.

martes, 4 de noviembre de 2008

El peque está malito

Pequeñito está malito, tiene fiebre, y llama a mamá, a papá y al tete. He ido a buscarle. A refrescarle. A curarle. A mimarle.
Cuando mis pequeños están malitos los siento tan frágiles que espero ser para ellos ese lugar donde se encuentra la calma y donde siempre se quiere volver, un arrullo, una nana.

2 comentarios:

MARIO ALONSO dijo...

Soy padre de dos hijos... y me identifico plenamente con cada una de tus palabras. Cuando los niños se ponen malitos, se les ve tan frágiles, indefensos, vulnerables... que deseamos hacer nuestros sus males, que nos los traspasen, que no vivimos hasta ver que se recuperan. Conozco la impotencia y el desasosiego que se siente cuando ves cómo tu pequeño/a te mira con carita de pena, ojos suplicantes, queriendo pedir auxilio, como diciendo "papá, qué me pasa??"... y ves que no puedes hacer nada, y te vuelves loco por buscar remedios, y se te caen las lágrimas, y pasas la noche en vela...

...y al final, cuando la fiebre remite, o se pasa el cólico, o los dientecitos ya no hacen daño, o lo que sea que tuvieran se calmó... son tan agradecidos que nunca les falta una sonrisa, y a nosotros nos vuelve a circular la sangre y recuperamos el color de la cara.

¡Cuánta vida nos dan... y cuánta, por momentos, nos quitan...! Benditos sean, verdad?

Verònica dijo...

A ese lugar quisiera volver yo en este momento, a un arrullo, a ser bien bien bien chiquitita, es que estoy muy triste pero ya tengo 24 años ... asique dificil.. un beso grande, madre!!! Vero.

este es el diario

de una madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... que intenta seguir siendo y sintiéndose MUJER