Siendo madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... cómo mantenerme mujer.

domingo, 11 de mayo de 2014

Noctámbulos anónimos

Voy a tener que buscar un grupo de noctámbulos anónimos o algo así y en la primera sesión de terapia diría:

Hola a todos, me llamo Camaleona y me gusta la vida nocturna. Durante el día no valgo para nada, sólo puedo pensar en cosas de niños para arriba y para abajo, que si el pediatra, que si el examen de mates, que si el baloncesto, que si la alergia, que si la fiesta de cumpleaños, que si la piscina, que si la ITV (esto no tiene nada que ver con los niños, pero también lo pienso), que si la acampada del uno, que si el partido de fútbol, que si hay que quitarle el chupete al bebé, que si la excursión del otro, que si el examen de caste, que si hay que leer, que si la fiesta de primavera, que si la tutoría con la profe, que si la revisión del dentista, que si los mocos del bebé, que si el cinturón de kárate, que si esto, lo otro y lo del más allá. Pero cuando llega la noche, la concentración viene a mí, mi mente se activa, puedo pensar en otras cosas, y las pienso. Todo está en silencio, ningún niño quiere nada de mí, mi marido está frito en el sofá. No hay interrupciones. No suena el teléfono. Me pongo mi música, la mía. Pasa la hora razonable de acostarse, estoy al doscientos por cien, así que aprovecho para ponerme a trabajar y resolver todos esos problemas que durante el día ha sido imposible arreglar. No quiero irme a dormir, es que ¡no quiero irme a dormir! quiero dejar mi bandeja de entrada de correo a cero, todo organizado, todo tramitado, todo resuelto, todo preparado. Y entonces ya puedo irme a dormir tranquila. Me acuesto y... ¡¡¡meeeeec!!! ¡¡¡meeeeec!!! ¡¡¡meeeeec!!! ¡Maldita sea! suena el despertador. Lo odio, en serio, no puedo soportar que el despertador suene a esas horas. Es que soy noctámbula, sí, pero también dormilona, que necesito mis ocho horitas, como una campeona. Así que, algo tendré que hacer, sino terminaré convirtiéndome en, en, en... ¡BUAAAAA! ¡QUIERO DORMIR!

2 comentarios:

Alís dijo...

Hola, me llamo Alís, soy noctámbula por vocación, por necesidad, por vicio y por costumbre. Durante el día no valgo para nada, sólo en la paz nocturna puedo SER. También odio el despertador, también quiero poder dormir de día y solicito desde ya un carné de tu grupo de noctámbulos (lo de anónimo lo he incumplido, pero espero que no sea impedimento).

Besos

Camaleona dijo...

Jajaja, admitidísima!!!!!!! Cumples con todos los requisitos.

este es el diario

de una madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... que intenta seguir siendo y sintiéndose MUJER