Siendo madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... cómo mantenerme mujer.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Gran señora independiente

Mi hermana me llamó el sábado al mediodía para decirme que estaban llamando a nuestra tía desde el viernes por la tarde y no cogía el teléfono. En principio esto no suele ser motivo de preocupación, ya que mi tía es una mujer de ochenta y tres años, completamente independiente, que vive sola prácticamente desde siempre, sin hijos, en un cuarto piso de una de esas casas antiguas de la Ciutat Vella, sin ascensor, y a la que no le gustan ni las llamadas ni las visitas sorpresa, hasta tal punto que puedes llamarla o ir a visitarla, y ella, aún estando en casa, ni coge el teléfono ni abre la puerta, simplemente porque no le da la gana, ella entra y sale, se encierra en su palacio y hace lo que quiere, no da explicaciones a nadie, ni nadie se las pide. Es la vida que ha elegido vivir.
Conseguí unas llaves de su casa que tenía mi madre y me fui para su caserón. Por el camino iba dándole vueltas a lo que podía encontrarme cuando llegara. Lo peor que podía pasar es que estuviera muerta. Lo siguiente peor era que estuviera medio muerta desangrándose. Lo siguiente peor, que se hubiese dado un porrazo y hubiera perdido el conocimiento, pero sin sangre. Lo siguiente es que no le diera la gana abrir ni contestar, en su línea. Y lo mejor que podía haber pasado es que se hubiera ido a la calle para comprar los regalitos de mis hijos, porque esa tarde celebrábamos sus santos.
Y pensando todo esto llegué a su portal, subí los sesenta y siete escalones que hay hasta su casa, me detuve para recuperar un poco el aliento. Intenté abrir la puerta con las llaves. Imposible. Igual no funcionaban. Lo intenté con una tarjeta en plan ladrona de abuelas, más imposible aún. Estaba cerrada por dentro con un súper cerrojo gigante anti ladrones. Eso es que ella estaba en casa, mala señal. Llamé a la policía, tampoco pudieron abrir. La maquinaria de organización de mi familia se puso en marcha, mis hermanos de camino, mi cuñada a por mi madre, los niños repartidos. Las vecinas de mi tía subieron corriendo a curiosear y a decirles a los señores policías que se lanzaran por la fachada para abrir la ventana o algo así. Los policías muy amablemente escucharon la sugerencia, les explicaron que no tenían ganas de morir escachuflados y luego les pidieron silencio, parecía que se la oía, intentaba decirnos algo. La policía llamó a los bomberos. Llegó mi hermana. Los bomberos consiguieron meter el camión por la calle estrechita, subieron con la escalera y consiguieron abrir una ventana.
Mi tía estaba medio desnuda, en el suelo del comedor, desorientada, se había pegado un buen batacazo, tenía pinta de rotura de cadera. Por lo que pudimos deducir, posiblemente llevaba allí tirada cuarenta y ocho horas, deshidratada y con la glucosa por los suelos, al borde del coma. Se había arrastrado por media casa. Con hipotermia y también aterrorizada por las alucinaciones que estaba teniendo. Estaba viva. Vaya par de narices tiene mi tía, eso sí que son ganas de vivir.
Con los días nos ha ido contando lo que ocurrió, aunque debió tener unas pesadillas horribles y ahora no es capaz de distinguir la realidad de lo soñado. Piensa que los obreros entraron y reformaron la casa mientras ella estaba en el suelo, no reconocía nada. Que la chica que la ayuda es bruja, apareció flotando y que intentó matarla. Que un montón de duquesas y condesas han estado entrando en la casa para robarle el dinero y las joyas, si le tenían que robar, al menos que fuesen las señoras de la alta alcurnia, claro. No llamó a nadie por no montar el espectáculo y para que nadie la encontrara en ese estado, para coquetas, ella. Mientras estaba allí tirada se le ocurrió bajar las escaleras y pedir un taxi que la llevara al hospital.
Su vida tendrá que cambiar radicalmente, al menos de momento. Veremos si esta luchadora que tengo por tía es capaz de volverse dócil y por fin se deja ayudar. Yo me quedo con la lección de fortaleza que me ha dado, cualquier otro no habría sobrevivido.

38 comentarios:

Estela dijo...

Eso es una tia con un par!!

Gracias a Dios que la encontrasteis con vida, pero no es bueno que mujer tan mayor viva sola, yo siempre padezco por mi madre pero genio y figura hasta la sepultura.

Un abrazo!!!

Annick dijo...

A leer tu entrada ,me dio un pellizco al corazon pues tengo a mi madre que es igual de mayor (84 ) y tan independiente que tu tía. Vive sola , no quiere movil y hace lo que le da la gana sin consultar a nadie . Pero lo peor es que vivo en Málaga ( España ) y ella en Paris . Ya te puede imaginar mi angustia .Pero no se puede hacer nada ; llamo cada dos por tres y cuando no me contesta llamo a mi hermano ( que tampoco vive cerca ) para ver si sabe donde anda.
Dice que es su vida y sera lo que Dios quiera . Paciencia hay que tener !

Besos desde Málaga.

aLba * dijo...

cosas que hacer antes de morir : vivir
ella lo recordo..

Calvarian dijo...

Menudo susto. Que se recupere pronto...Ya se sabe...a esas edades.
Bésix

DIAVOLO dijo...

Fortaleza sin duda... pero os tuvo en vilo la señora. Espero que se recupere, seguro que así será.

Un besazo.

sara dijo...

Pues ahora, que se recupere!!!...vaya sustito!!

besitos Camaleona

Sara

Dara Scully dijo...

Uff pobrecilla. Aunque la verdad, qué tozuda, con eso de no querer abrir la puerta y tal. A esas edades uno tiene que aceptar que le podría pasar algo y que haciendo eso la gente podría pensar un día que no le abres porque no te apetece y realmente te ha pasado algo...

miau
envuelto
en
mantas
(que hace frío)

danielle dijo...

Hola Camaleona! Hace tiempo que no entraba por aquí, tenía un poco abandonado el blog, aunque ya he vuelto. Me siento muy identificada con tu historia, yo pasé por algo parecido aunque mi tia no era tan tozuda. Estas hecha una eroina, gracias a ti tu tia esta aun entre vosotros, aunque también tiene mérito la fortaleza de la gran señora.
Un saludo.

Doña María dijo...

La que está hecha de acero, morirá siendo de acero. Me alegro de que no fuera nada grave. Ya verás como en poco tiempo, tu tía volverá a ser la misma mujer independiente dispuesta a enfrentarse a la vida sola. (Aunque igual armada con un bastón, por si acaso)
Un abrazo

Alegría dijo...

... Si viviera sola, y tuviera la edad de tu tía, estoy segura que no desentonaría demasiado, de lo que reflejas...

Un beso.

Txispas dijo...

ole ole y ole!!!

yo de mayor quiero ser como tu tía, pero sin rotura de cadera vaya...

espero que esté mejor. Besotes para ella y para tí también

acoolgirl dijo...

Ni que lo digas... Yo, directamente, me hubiera dejado morir.

Seguro que este golpe la hará cambiar, aunque sea un poco... pero bueno, cada uno es como es, no??

Un besitooo

andando ligera dijo...

Vaya al leer esto me he acordado de mi abuela. Tiene 88 años y vive sola porque le da la real gana.No hay quién la mueva de casa. Tiene la teleasistencia pero se lo pasa por el forro de los pies hablando mal y pronto. El mes pasado nos llamaron que se la llevaban al hospital. Había estado mala con gastroenteritis y se encontró muy mal. En vez de llamar a la teleasistenci se recorrió toda su casa hasta la puerta para avisar a las vecinas. Ahí sus huevos. Y no hay quién la meta en vereda. La solución ha sido que mi madre se ha ido todo este mes con ella y el siguiente con mi tío.
Si es que son de un cabezón que no hay quién pueda con ellas.

Mucha paciencia y espero que se recupere prontito que a las personas mayores les cuesta salir de estas cosillas pero contando lo que has contado seguro que se recupera.

Un besazo y perdona por el rollo, ajajja.

barbaria dijo...

Uff! menudo susto. Pero a ver quién las mete por vereda...Ahora sí dependerá un poco más de vosotras hasta que se recupere y espero que sea pronto y bien.
Por cierto, encantada de conocerte!!

Luly dijo...

Mi buely es igual de independiente, pero a mi igual me daria susto si le pasara algo como lo que le ocurrio a tu Tía.Que ese mejore pronto.

Besos

Gara dijo...

Espero q se recupere pronto, menudo susto el q os daria, pero es cierto q fortaleza tienen algunas personas mayores y q ganas de vivir.

Besitos para ambas.

Carlos dijo...

Me alegro de que llegaseis a tiempo y admiro la fortaleza de tu tía, pero igualmente el que tú como tu hermana estuviérais ahí cuando seguramente se den casos en que ante personas que como tu tía eligen esa forma de vida, optar por lo comodo y olvidarse de ellos.

Que se recupere cuanto antes. Un abrazo!

ALMAGRISS dijo...

Impresionante!!! Que pedazo de tía!!! Ya me gustaría a mí llegar a esa edad de esa guisa niña... Y no sé porqué me da a mí en la nariz que tú has sacado algo de ella :)

Yandros dijo...

Me gusta tu forma de mezclar lo trágico y lo cómico, ironizar sobre situaciones almodovarianas.
Seguro que fueron momentos de angustia y aún así nos haces arrancar una sonrisa
Un abrazo, y que todo vaya bien

· Alba · dijo...

La leche, bomberos y policías incluidos en el lote!!!
Y qué propio de las señoras pedirles que treparan por la fachada xDDDD

Lo que no te pase, Camaleona...
Besazos!!

mmarde dijo...

Eligió ese tipo de vida... y seguirá eligiendo, incluso a escondidas, lo que quiere hacer. Sólo os queda padecer las consecuencias de sus decisiones. Eso es la familia.

Rebeca dijo...

Me imagino a tu tía y pienso que a veces uno tiene que abandonar sus principios porqué otras cosas imperan.
Admiro el hecho de haber defendido su independencia con uñas y dientes hasta más allá de los 80.

Yo soy de las que se mueren al sentir la soledad y pienso que fallecer solo es la cosa más triste que te puede pasar, pero luego están estos supervivientes que hacen de su vida, de sus estancias a solas un estilo de ser, de sentir, de comportarse al que se aferran, les encanta, lo disfrutan y por ello siguen sus principios a toda costa sin abandonar su forma de vida aunque se plante la adversidad.
Una cosa te digo, a los 83 años, dudo que la puedas hacer cambiar, se resignara, pero a la que pueda con una cadera nueva y en cuanto recuperé el norte es capaz de echarte una carrera y volver a encerrarse en casa, para abrir la puerta sólo cuando ella quiera y le dé la gana.

Camaleona dijo...

Estela, imposible hacer nada, para ella sería la infelicidad total si tuviese que convivir con alguien. Antes lo sabía, pero después de estos días estoy completamente convencida.

Annick, pues entonces comprendo tu angustia completamente al tener a tu madre taaaaaan lejos. Pero no nos queda más remedio que apechugar con sus decisiones...

aLba, lo recuerda absolutamente cada día.

Calvarian, hoy estaba en la cama del hospital cogiéndose de la barra que tiene arriba y haciendo flexiones en plan Rambo... a mí me ha asustado un poco y todo... la vecina de cama estaba flipando.

Diavolo, mi tía se recupera en dos ratos... qué mujer más fuerte... su secreto es subir y bajar cuatro pisos durante todos los días de su vida.

sara, muchas gracias... en eso está...

Dara Scully, a ella le importa un pimiento, estoy segura de que cuando vuelva a su casa volverá a no coger el teléfono... ahora ya no tiene remedio...

danielle, yo lo único que hice fue llamar a la policía, la heroína es ella, que es la que ha conseguido sobrevivir.

Doña María, el bastón lo usaba antes, ahora tendrá que ir con andador durante algún tiempo, pero bueno, si tiene que tirárselo a algún tipo molesto al menos le hará más daño...

Alegría, tener dos hijas ya te convierte en alguien absolutamente diferente a lo que es mi tía.

Txispas, y ella que está cabreadísima consigo misma porque no supo superar el trance sin ayuda...

Acoolgirl, puedo asegurarte que no ha cambiado ni un ápice...

Andando ligera, la verdad es que cuando uno llega a esas edades está en el derecho de hacer lo que quiera, ya no tiene porqué cambiar. Acataremos sus decisiones, mientras esté en sus cabales.

barbaria, ya se ha encargado de no tener que depender de nosotros, y lo poco que va a depender ahora, ya se encargará de deshacerse de nuestras garras... Menuda es ella.

Luly, es que no piensan en el mal rato que nos pueden hacer pasar. Yo ahora le pido por activa y por pasiva que cuando vuelva no ponga el cerrojo de su casa... ella me mira y se ríe...

Gara, desde luego esta mujer está hecha de hierro.

Carlos, te puedo asegurar que durante estos días de hospital nos entran muchas ganas de abandonarla para siempre. Yo ya le he dicho que cuando vuelva a su casa no quiero volver a saber nada de ella al menos en dos meses... o bueno, hasta navidad...

Almagriss, pues sí, no puedo mentirte, de mi tía he sacado la obsesión por el orden y la limpieza... esto era una tía a un mocho pegada y esto era una camaleona a un aspirador pegada...

Yandros, es que mientras estaba ocurriendo, yo misma me reía, es algo que mi tía y mi madre nos han enseñado a mis hermanos y a mí.

Alba, no veas la que montamos en un momento, y eso que mi tía lo último que quiere es llamar la atención y pedir ayuda... yo no hacía más que decirle que no se preocupara de nada, que unos chicos guapísimos y estupendos iban a entrar por su ventana y la iban a rescatar...

mmarde, pues en ello estamos, padeciendo sus decisiones... qué ganas tengo de que vuelva a encerrarse en su casa con el cañón detrás de la puerta...

Rebeca, pues entonces un día os sentáis a conversar mi tía y tú... a ver si cada una aprende un poquito de la otra... va a salir del hospital andando, en una semana está bajando las escaleras de su casa...

Mercedes dijo...

realmente es fuerte tu tía ,ojala pueda llegar a su edad asi de fuerte como ella ., por otro lado que bueno que hayas llegado a auxiliarla.
espero cambie en algo su actitud con todo lo sucedido!!

saludos
M

Paco Guerrero dijo...

reflexion,despues de leerte,y tirada de orejas para muchos.
un abrazo

Camaleona dijo...

Mercedes, pues no, para nada cambiará su actitud... a estas alturas de la vida supongo que uno ya no tiene ganas de cambiar nada... pero bueno, prefiero una tía coqueta, fuerte e independiente a una tía deprimida.

Paco Guerrero, el problema es que los que deberían reflexionar no se dan por aludidos.

Pequitas dijo...

:o q sorprendente!
y que buenos son al preocuparse
no cualquier familiar lo hace.
Dios 48 hrs aprox. sí que tiene resistencia! y ganas de vivir.

Espero esté mejor =D

Sos una heroína Camaleona :)

Camaleona dijo...

Con el genio que tiene, a veces se van las ganas de ayudarla.
Heroína ella que fue la que sobrevivió, yo sólo llamé a la policía.

Menda. dijo...

Genio y figura, por lo que veo.Menos mal que te dió por acudir, que en caso contrario, pobre mujer. Admiro a estos hombres y mujeres 'de antes' que intentan seguir solos. Hace no mucho tiempo, murió mi abuela, y mi abuelo se niega a pasar mucho tiempo con nosotros. Eso sí, vive cerca y podemos 'vigilarle' constantemente.

Un saludo.

Me ha gustado la forma de contarlo. La historia en sí, me ha hecho pensar mucho en el futuro.

Menda. dijo...

(Te he añadido al blog roll, que es un coñazo buscar las entradas actualizadas de otra forma. Espero que no te moleste)

Camaleona dijo...

Menda, el problema es que quieren ser independientes, pero a la hora de la verdad, no lo son y necesitan de la familia.
Tú estás en mi reader, así que espero que no te moleste tampoco...

J. eMe. dijo...

Increíblessu fuerza y sus ganas de vivir. Pero tendrá que darse cuenta de que llega un momento en que necesita de vosotros, es labor vuestra el hacérselo ver y aconsejarle de ahora en adelante,.

Un besazo supercamaleona !!!!!!!!!!

Camaleona dijo...

A una mujer de 83 años cabezota como ella sola es difícil hacerle ver nada de nada. Simplemente apechugaremos con sus decisiones.

Mona lisa dijo...

Me ha engachado esta entrada, iba leyendo y leyendo, y, jo, después de la Odisea tenía que saber cómo terminaba.Me ha parecido que lo has contado de una forma divertida y amena, aunque de trasfondo seria. Con todo lo que se imagina su tía, es feliz:le arreglaron el piso,vinieron a buscarla...
Un beso.

ordago13 dijo...

Vaya historía complicada...
Pues si lo mismo a partir de ahora se tiene que dejar ayudar...

Camaleona dijo...

Mona lisa, bueno, por suerte todo ha sido un susto... aunque para ella la pesadilla aún sigue, ya que necesita ayuda y eso para ella es algo espantoso.

ordago13, no tiene más remedio que dejarse ayudar, mal que le pese...

K a p p i e dijo...

Qué historia!
Me ha gustado como la narra (:
Y qué tia!


Saludos !

Camaleona dijo...

Kappie, pues sí, sobretodo ¡¡vaya tía!!

este es el diario

de una madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... que intenta seguir siendo y sintiéndose MUJER