Siendo madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... cómo mantenerme mujer.

martes, 10 de marzo de 2009

Galletas de chocolate

El domingo le propuse a mi hijo de cuatro años preparar unas galletas de chocolate con una receta que nos habían dado en el cole hacía unas semanas. A él le encanta participar en la cocina, así que no dudó ni un segundo y me dijo muy ilusionado que sí.
Si conseguíamos hacer un montón de galletas de chocolate riquísimas, tenía la intención de repartirlas entre vecinos y amigos a los que tenía pendiente devolver algún que otro detallito. A una ancianita encantadora que adora a mis hijos y cada dos por tres viene a casa para traerles regalitos. O a un viejete gruñón que ha estado poniéndome los pinchazos de penicilina durante estos meses.
Preparamos todo hasta que llegó el momento que más le gusta al mi hijo… el momento meto mis manos en esta pasta pringosa y me imagino que es un volcán en plena erupción o una bomba atómica o que es un dinosaurio al cual tengo que aplastar con mis manos porque se va a comer a mi hermanito… así estuvo un buen rato, mientras yo veía cómo la harina y el cacao salían disparados por toda la cocina y cómo misiles de masa de galleta volaban hacia la pared y hacia el suelo, y le repetía cada treinta segundos más o menos que si estaba cansado ya seguía yo. Respiré hondo, conté desde cien hasta cero y sonreí a mi hijo mientras el chiquillo aplastaba sin compasión la masa y yo, disimuladamente, pasaba un trapo de vez en cuando. Cuando por fin terminó, llegó el momento de coger los moldes de plastelina para hacer las galletas con formas super divertidas, pero resultaron ser muy pequeñas así que quedaban unas formas super raras. Pero nada, él estaba encantado y feliz intentando hacer galletas que se rompían cada dos por tres, y cuando llevaba tres galletas se agobió, se aburrió, dejó de estar feliz y se cansó… esto de los moldes no le daba para ninguna de sus historias de dinosaurios o superhéroes, así que hizo como que recogía algo un poco y se largó a ver la tele.
Y allí me quedé yo, en la cocina con cara de pocos amigos, todo lleno de harina, cacao, azúcar y mantequilla, y con un pegote de masa gigante que todavía tenía que convertir en un montón de riquísimas galletas de chocolate. Pensé que a nadie le importaría recibir galletas simplemente redondas en vez de galletas con formas super divertidas, siempre y cuando estuviesen de muerte, así que ni corta ni perezosa me dediqué a hacer galletas tamaño gigante.
Y cuando por fin terminé las metí en el horno, como tenían que estar quince minutos me fui al comedor para ver si conseguía colgar el puñetero vídeo de la mascletà en el blog (espero que haya tenido miles de visitas y que le haya encantado a todo el mundo, porque me costó el domingo entero).
Al cabo de cinco minutos mi marido me preguntó cuánto tiempo tenían que estar las galletas en el horno.
Pues quince minutos ponía en la receta. Y se hizo el silencio.
Al cabo de otros tres minutos más mi marido insiste: Es que huele a galleta.
Como el cocinero es él, decido hacer caso a su intuición y me voy a la cocina para ver cómo va la cosa…
NOOOOOOOO. ¡Mi horno! ¡Mis galletas! ¡Mi ropa de la galería! ¡Mi casa! ¡Mis hijos! ¡Mi marido! ¡Mi yo!
Todos terminamos completamente ahumados y con olor a galleta de chocolate churrascada. Pero por suerte no ocurrió ninguna desgracia.
Mi hijo ni se inmutó, el drama de las galletas no tenía ni punto de comparación con el capítulo de spiderman que estaba viendo.
Al pequeño le dio igual, estaba con fiebre y sólo quería besos y abrazos.
Mi marido todavía me mira de reojo y disimuladamente sonríe por lo bajini.
Mi hermana aún no lo sabe, mañana mismo se lo cuento entre inglés, logopeda y piscina. Y luego le preguntaré a ella la receta porque a sus hijos les salen riquísimas.
Las galletas de chocolate tendrán que esperar un tiempo.

39 comentarios:

Estela dijo...

Ohh que pena!!pero lo importante es lo bien que se lo paso tu hijo,y mas imporante que no pasara nada, el video, muy bien, gracias por ese esfuerzo para que nosotros lo vivamos aunque sea de lejos...

Un abrazo!!

· Alba · dijo...

Qué hambre me ha entrado, Camaleona!! Ahora mismo me doy un voltio por la cocina a ver si encuentro algo xDD
Si la próxima salen ricas y no se quema toda la casa, tienes que subir la receta ;)
1 besote enorme!!

Pequitas dijo...

Ay pero a mi me paso lo mismo pero con galletas de avena!!
han de haber quedado oliendo de maravilla :p


Camaleona, cambié mi dirección por esta pekas2punto0.blogspot.com

Besos dulces =)

Camaleona dijo...

Estela, sí claro... pero mi hijo se lo pasa igual de bien si le doy un trozo de plastelina... luego sólo hay que pasar el aspirador y no huele.

Alba, la próxima vez las compro y las envuelvo, y luego digo que las hemos hecho nosotros...

Pequitas, he retrasado la vuelta a casa... pero ¡aún huele todo a quemado! Me alegro muchiiiiiisimo de tu regreso.

Fomenta el Trueque dijo...

Hola, perdón de antemano por esta publi gratuita, pero no tengo otro modo.
Intento cambiar una cucharilla por cualquier otra cosa. Seguro que tienes algo por ahi tirado que no te sirve para nada.
Fomenta el trueque!!!

http://fomentaeltrueque.blogspot.com/

Gracias (y perdona otra vez por la intrusión)

Txispas dijo...

Geniales las galletas!!! a ver si te salen y cuelgas la receta, o quieres que te pase yo una?, si la quieres no tienes más que mandarme un mail y te la mando... besotes.

Alegría dijo...

pobrecita, no sabes cómo me identifico contigo... Imagino tu cocina, llena de pegotones y churretes por todas partes... buffff. Un beso

Camaleona dijo...

Fomenta el trueque, tengo un montón de cosas, pero no están tiradas por ahí, cada una está en su sitio.

Txispas, empezaré probando las recetas de mi hermana, que estas cosas se le dan de maravilla. Ya os contaré.

Alegría, lo peor no eran los churretes, lo peor el humo y el olor a churrascado que no consigo que se vaya de casa.

aLba (*) dijo...

tu hijo se lo paso bien nop ?
eso es lo mas importante :)

Camaleona dijo...

Alba, desde luego se lo pasó en grande... estaba encantado...

Inés dijo...

Hola Camaleona,

la próxima vez que hagas galletas, compra moldes de spiderman, qué te parece?

gracias por compartir esos momentos con nosotros, me lo he pasado genial haciendo galletas de chocolate con vosotros.

gracias por tus palabras y tu apoyo en estos momentos tan dolorosos para mí,
muchos besos, Inés

mimmIqmI dijo...

OOOo con el relato hasta yo me quede con las ganas de las galletas, :, ( iré en busca de unas . . .

y animo que a todo el mundo se le han quemado más que galletas : )

Patricia dijo...

ohhh noooo!! bueno lo importante es que estas bien, tienes una historia comica para el futuro y un fin de semana divertido! je je
Recuerdo que a mi me paso lo mismo un dia pero fue por charlar con una vecina que llego y me olvide de mis pastelitos de almendra en el horno, de pronto todo olia horrible y mi vecina me decia, creo algo huele mal, yo le decia no, no es nada...seguiamos charlando hasta que finalmente el humo nos sacudio como dos loquitas que correteando de aqui alli pareciamos pelicula de Mr.Bean ja ja ja!!
Bueno ya paso....lindo tu post, me alegro bastante :)
besos,

Steve Ballmer dijo...

{;^ )

VeRoNiKa ♫ VeCa ♪ LiFe dijo...

muy bueno el post, me mantuvo pendiente. Lo mas importante es el momento con su hijo, esos pequenos recuerdos que se coleccionan en la vida de los dos. jajaja me dio mucha risa lo del capitulo de spiderman... suele pasar mi sobrino es asi. jaja

nos leemos
un saludo

Yandros dijo...

Jajajajaj vamos camaleona, que tostaditas también están muy buenas...
A mi mas que hambre me ha entrado ganas de hacer galletas con tu hijo, esparcir la masa sin que me digan nada y destrozarlo todo jajajaj
Un abrazo!

mmarde dijo...

Jaaaa, jaaaaa, jaaaaa. Quemar es mi especialidad. Mis hijos, grandes cocineros se mondan de risa, porque saben de antemano que voy a quemar lo que sea que meta en el horno.
En mi casa nos reimos todos un montón, pero mucho me temo por lo que escribes en tu blog que tu nivel de exigencia con la limpieza y el orden es más alto que el mío.
Dos pequeños consejillos para hacer recetas con niños: La primera vez haz la receta sin ellos para asegurarte el éxito de la misión. Y pon siempre la mitad de todos los ingredientes: Las recetas suelen darlas para tener efectivamente bien alimentado a todo el vecindario, y aburrir al niño de hacer 88000 galletas.
¡Suerte en la próxima! Si es que la hay. Jaaaaaaa, jaaaaaaa, jaaaaa

Esteban dijo...

Las hay en el super!!!!jiji, un beso.

Camaleona dijo...

Inés, ¿moldes de spiderman? ¿dónde los venden? porque en los chinos no he visto... tienes razón, igual así consigo que haga más de tres galletas...

mimmIqmI, sí, mi madre quemó una cocina entera... todos creemos que estaba cansada de la que tenía y era la única forma de reformarla... pero hasta la fecha nunca nos lo ha confirmado.

Patricia, si es que las mujeres cuando nos ponemos de cháchara perdemos la noción del tiempo...

Steve Ballmer, :))

VeRoNiKa ♫ VeCa ♪ LiFe, desde luego él lo guardará como un buen recuerdo... yo no lo tengo tan claro.

Rebeca dijo...

Acabode llegar al blog, he estado leyendo y te felicito, espero seguir leyendote.
Un saludo ^^

Eugenia Otero dijo...

Camaleona, podría decirte bienvenida a mi mundo!!! (pero solo por lo de quemar al comida, me falta el hijo y marido)
Desarrollé un gusto particular por todo lo "pasadito" es que siempre me olvido que tengo en el horno y lo quemo.
A seguir practicando que a veces sale bien!!!
Besos!

Marga Fuentes dijo...

Precioso cómo lo has contado. Me ha tenido con una sonrisa mientras te leía.
Gracias por ser así, tan espontánea.
Un beso fuerte, amiga

mUñEca dE trapO dijo...

vengO aqUi y me OlvidO Un rato dE lO de acá y es genial =)

Un besO hermOsa!

Andrea dijo...

hay veces que una por más que lo intente la cocina no es el fuerte!, por lo menos eso me sucede a mí que solo entro en ella para cocinar lo mínimo y lavar platos!...

Cariños

Floя. dijo...

Jajajaja ahi dios, menos mal que no ocurrió nada malo =P, que risa... ´vamos yo me quedaría rascadisima, si me pego lo mas grande haciendolas pa que despues se me quemen... xD con lo que me gusta ami una galleta y mas si son de chocolaaaaate ^^ jajaja

Oye una preguntilla, eres canaria o tenes familia en canarias o algo??:O es que hay veces que algunas palabras que dices me suenan tipicas de aquí :)

muaaaaaa!!

Melpómene dijo...

jajaja que divertido...

y si definitivamente esperaremos esas galletas de chocolate..

un beso


te espero por mi blog

Camaleona dijo...

Yandros, pero no te hagas ilusiones que luego hay que recoger, o al menos hacer como que recoges un poco…

mmarde, no te quepa la menor duda de que mi nivel de exigencia está en el percentil 90 o 105 más o menos. Mejor que hacer la receta antes, le pediré a mi hermana la suya que ya la ha probado un millón de veces y a sus hijos le sale riquísima.

Esteban, tienes razón, la próxima vez me voy al super y le digo a todo el mundo que las hemos hecho nosotros… ya te contaré si cuela.

Rebeca, me alegro de que te hayas entretenido, al menos un rato.

Eugenia Otero, si no puedes con ello, mejor alíate…

Marga Fuentes, gracias por tus palabras…

Muñeca de trapo, me alegro muchísimo de saber que tú también me visitas. Gracias!!

Andrea, por suerte en casa la cocina es de mi marido, así que yo sólo entro para quemar hornos y esas cosas… Cada vez que se me ocurre una gran idea mi marido empieza a temblar.

Flor, pues ni canaria ni familia por allí… al final va a resultar que valencia y canarias no están tan lejos…

Melpómene, este fin de semana no habrá galletas seguro. ¡¡Empieza la semana de fallas!! y estaré muy liada corriendo de un lado a otro entre mascletás, paellas, desperás, castillos, monumentos falleros, fallitas, bombetas, chinitos, blusones, pañoletas, vestidos falleros… nada de

ALMAGRISS dijo...

Jajajaja... ya te imagino toda ahumada, llena de cocolate, con tu familia pasando de ayudarte a recoger y tú con una cara de mosqueo impresionante... jejeje... por cierto, creo que en mercadona venden unas galletas de chocolate riquísimas!!!
Besos

Calvarian dijo...

Como para dejarte entrar en mi territorio cocina. No tocarás mis tartaletas jajaja

Besix

Verònica dijo...

uuy.. te deje un comentario pero saliò error de acciòn duplicada o algo asi.. pfff... bueno, decia, que bien decis vos eso de que sos mujer, madre, trabajadora... tus escritos mayoritariamente tratan de eso, y son lindos.. imagino que el dia de mañana voy a poder escribir de estas cosas tambien.. què bonito debe sentirse.. y caòtico a veces no?? jaja.. me imagino al pequeño "monstruito" con la harina "tierra de los dinosaurios" jeje... pero bueno, al final no pasò nada y solo fue un susto... confio en que pronto saborearan esas queridas galletas de chocolate.. mmm...un abrazo, y si, si que sos camaleònica!! Vero.

Agua dijo...

jajajajjaaj tremenda historia con las galletas!!!! ya te imagino toda enternecida al principio viendo a tu pequeño con las manos en la masa y luego con cada chorreon de masa en la pared llenandote de paciencia jajajajaj Me alegro de q lo del horno solo fueran galletas chamuscadas y algo de humillo...Me encanta leerte siempre me alegras el dia!!! Besos!

marta dijo...

¡Qué experiencia! No he podido reprimir una enorme sonrisa al leer el divertido relato en que has transformado esta escena de tu vida.
Muy gracioso, espero que consigas preparar unas galletas riquísimas la próxima vez :)

Camaleona dijo...

Almagriss, pues un poco cabreada sí que terminé... sobretodo con el cachondeíto de mi marido.

Calvarian, ni se te ocurra dejarme entrar... con la de cosas ricas que preparas me cargaría todos los electrodomésticos...

Verónica, casi siempre caótico, te lo aseguro... sobretodo para mí que soy pura disciplina.

Agua, respirar hondo y armarse de paciencia tooooodo lo que se pueda. Luego metí la cabeza en la lavadora y grité a pleno pulmón...

marta, tardaré en intentarlo de nuevo... quizás la próxima mejore la cosa... eso espero.

Carlos dijo...

Nos queda el buen sabor sino a chocolate si al gusto de lo entrañable del día a día,de aquellas pequeñas cosas,momentos,que nos cuentas y compartes que conforman aquello que llamamos vida.
Un abrazo y muy felices Fallas!!

yomepregunto dijo...

Ai comoo me he divertidoo leyendo tu relato!!
Porque era imposible no acordarme de cuando era chica y la volvia loca a mi mama con la cocina, porq era buenisimo hacer "una milanesa" para mi, pero para ella eran terribles dolores de cabeza y por eso no queria que ni que me apareciera por la cocina.
La situacion cambiaba cuando venia a cuidarme mi abuela y ahi me dejaba cocinar con ella y yo feliz de la vida.
Y por mas que las galletitas no pudieron ser, todo sirve de experiencia, el momento compartido con tu hijo y la anecdota, que mas alla de lo sucedido, tiene un toque humoristico y divertido.
Y por mas que parezca que en el momento digamos:" quien me mando a querer cocinar estas galletas?" valioo todoo lo que pasó porque qda como un recuerdo valioso, por mas q pienses qe ahora es chico tu hijo y que ni se mosqueo con todo lo que sucedido, vas a ver que cuando crezca va tener esos recuerdos que siempre quedan.
Muchos saludos!!
Suerte!
Cuidate!
y espero q se haya puestoo bien el niño que tenia fiebre..!
atte.
yomepregunto

мαяια dijo...

Anda... es que si os salen las mejores galletas del mundo mundial al primer intento... ¿qué gracia tendría? ;)

No sé lo que pensará el resto, pero... la menda QUIERE la receta y tiene a una pequeña ayudante de tres añitos que seguro estará encantada de echarme una mano (el estropicio de la cocina... que lo limpie su madre...) :P


Un besote!!!!

мαяια dijo...

P.D. Si quieres te paso la receta de un bizcocho de chocolate muy facilita y que vuelve locos a mis sobrinos. Lo digo porque como el bizcocho sólo es uno (y las galletas muchas...), a lo mejor el peque no se cansa.

Camaleona dijo...

Carlos, las fallas seguro que son felices... y agotadoras.

мαяια, prometo pasarte la receta de las galletas... ¡cuando me salgan buenas!, que yo no paso recetas que no estén ricas... así que intercambiaremos con el bizcocho de chocolate...

Camaleona dijo...

yomepregunto, pues más le vale que se acuerde un montón de estos momentos porque sino ya se lo recordaré yo, o mejor aún, ya se lo recordará su padre... que todavía sigue riéndose de mí...

este es el diario

de una madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... que intenta seguir siendo y sintiéndose MUJER