Siendo madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... cómo mantenerme mujer.

lunes, 9 de febrero de 2009

Adiós secadora, adiós.

El sábado estaba en el comedor entreteniendo a los niños mientras papi preparaba la comida, cuando asoma la cabeza por la puerta del comedor y me dice:
Tenemos que hablar.
¿Qué pasa?
La secadora se ha roto.
¿Cómo que se ha roto?
Pues eso, que se ha roto.
No puede haberse roto.
Ven y compruébalo tú misma.
Y voy para ver de qué narices está hablando mi marido (en este momento ha dejado de ser papi), y resulta que la secadora ¡no funciona! Se me cae el mundo encima.
Inmediatamente me pongo a la faena: extiendo lo que hay tendido en la galería por los radiadores, lo que hay dentro de la secadora lo tiendo en mi galería de medio metro cuadrado (el único lugar disponible para tender la ropa), y cuelgo el cartel de cerrado en mi mini-galería-lavandería-veinticuatro-horas-funcionando-a-tutiplén.
Convoco una reunión familiar en la que les digo muy seria que está terminantemente prohibido ensuciar la ropa, y el mayor me dice que sí mamá que ya nos lo has dicho, el pequeño se parte de la risa, seguramente pensando en cómo llenarse de arroz hasta en los pliegues de los pantalones, y mi marido me mira un poco con cara de pena, como si me hubiese vuelto loca. Intenta darme ánimos: cariño no te preocupes, esta misma tarde vamos a por una nueva.
A media tarde hablo con mi hermana: se me ha roto la secadora.
Y se hace el silencio, ella sí que me entiende.
Y ¿qué vas a hacer? Si necesitas traerme ropa dímelo y te presto mi secadora.
Definitivamente mi hermana entiende perfectamente mi drama.
A mi madre ni la llamo, para no preocuparla, que ya tiene ella bastante con sus dolores.
Esa misma noche, a mi hijo mayor se le escapa el pis, y al pequeño se le sale el pis del pañal. Todavía no he conseguido secar las colchas, mantas, sábanas, bajeras y pijamas… ni soplando. Tampoco he conseguido localizar a los del servicio técnico. Sólo espero que esta noche a los peques no les dé por vomitar, porque entonces sí que la hemos liado.
La secadora se ha convertido en mi mejor aliada y sin ella mi vida carece de sentido, todo se multiplica por diez y luego se vuelve a dividir.

62 comentarios:

Isabella dijo...

Jajaja, yo también te entiendo, a veces nuestro pequeño mundo se quiebra por cosas así!!

J. eMe. dijo...

Uyyyy, mi amiga cómo te entiendo. Y es que en el momentro en que todos sale mal... todo sale mal.

Un besazo, reina

Manu dijo...

Menos mal que no se te ha estropeado el sentido del humor.

Animo!

Eugenia Otero dijo...

Sin palabras, animo!!!

Allek dijo...

ahora deja que el viento acaricie tus ropas. y cuando te des cuenta estaran secos.....
te dejo un abrazo....

Agua dijo...

jjajajajajaja como nos facilita la vida un aparatejo tan simple como una secadora verdad? a mi me pasa lo mismo pero con el microondas..yo creo q si se me rompe me muero! de hambre ademas! jajajajaja
Besos!

Estela dijo...

Lastima amiga!! que estemos tan lejos,te podria hechar una mano,pues tengo una tintoreria,el otro dia me vino una pareja desolados, pues se les habia quemado la caldera la lavadora la secadora etc etc... un desastre,les he estado lavando la ropa,hasta que lo han tenido todo arreglado,siempre que me viene alguien así, tengo en cuenta cobrar solo el gasto de luz y agua,nunca me he ganado la vida aprovechandome de las desgracias de los demas.
Besos y muchos animos!!

Yandros dijo...

Veo que mi visión de la ropa autoajustable y autoplanchable se queda pequeña para tí...ampliaré hasta ropa autosecable. Yo tengo menos problema, porque como mi lavadora es secadora también y la primera vez que fuí a utilizarla con toda mi ilusión le dejé los calcetines a mi mujer como para ponérselos a las muñecas de Famosa,asi que sólo utilizamos la secadora para toallas, mantas y derivados sufribles. Siento que tu caso me sirva como otro ejemplo de Teoría del Caos: o cómo de que se le funda un minúsculo chip a la secadora puede trastocar el funcionamiento diario de una familia. O de una madre, creo que los demás lo sufren menos...

Alegría dijo...

uy uy, no sabes cómo te comprendo... la secadora, la lavadora y el lavavajillas, uffff. Espero que a estas horas lo hayas podido solucionar... Un beso.

Alex dijo...

...vamos...que la secadora...como la droga...
...que mejor ni probarla, no?...
...que es de un adictivo...

Kisses!

Marga Fuentes dijo...

Te entiendo tanto, que tengo terror que se me rompa la lavadora o el lavavajillas. Son artículos de primera necesidad. No sé cómo hacía mi abuela, que nunca tuvo ni una ni otra.
Y se nos viene el mundo abajo en un segundo cuando ocurre algo así.
Espero que ya tengas otra y estés nuevamente tranquila.
Un beso

mimi dijo...

me causo tanta gracia, cuando le dijiste a tus hijos que estaba prohibido ensuciarse la ropa, que se les habra pasado por la cabeza??? Mami esta loca!!!

La verdad que para mi no es indispensable la secadora, pero no estoy en tu situacion. Ojala se solucione todo, para que tus angelitos vuelvan a ensuciar la ropa. Mil cariños.

Camaleona dijo...

Isabella, tampoco es que se haya quebrado... pero casi...

J.eMe., si la distancia de la luna al sol dividido entre el número de veces que he puesto la lavadora y la secadora en una semana devuelve un dos, entonces la secadora se estropea. Es algo que me pasa cada dos años.

Manu, para estropearme el sentido del humor hace falta esforzarse un poco más. Quizás si se hubiese quemado la secadora generando un incendio... bueno tampoco, creo que a la larga esto también me habría dado risa.

Eugenia Otero, gracias por tus ánimos...

Allek, ojalá pudiera poner mi ropa al viento, pero tengo uno de estos pisitos todo exterior sin terraza y con vistas a una de estas calles donde se concentra el tráfico y la humedad de mi ciudad.

Agua, tienes razón, porque nosotros dentro de un día tendremos que salir desnudos a la calle, pero sería mucho peor no poder comer.

Estela, pues entonces eres una buena persona que gana clientes leales para toda la vida... por aquí no hay de esos.

Yandros, me apunto a esa ropa que te has inventado, y también me apunto a tu teoría del caos... cualquier imprevisto me lleva al caos.

Alegría, por orden: lavadora, secadora y lavavajillas. Así que podría haber sido mucho peor.

Alex, igual ahora empiezas a necesitarla, pero sí, si la pruebas... tu vida nunca será igual.

Marga Fuentes, pues todavía no la he arreglado ni cambiado, ahora estoy en fase perseguir al servicio técnico para que me coja el teléfono y para que el técnico consiga venir a una hora en la que haya alguien en casa.

Mimi, la mayoría de veces que me pongo seria me miran con cara de pensar que estoy chalada. No te creas que me han hecho ni el más mínimo caso.

VIVIR dijo...

jajajajajajajaja

¿a quien se le ocurre chiquilla?

oju que arte tiene la secadora... mal palo le den.... jajajaja

Hazle caso a tu "mario" chiquilla... una nueva y ya esta... el pobre hombre lo que quiere es hacerte feliz....

¡si "pa" casarse contigo ha sido elegido por Dios.... ¡encima le vas a poner pegas! jajajajajaja

Un beso grande

Nelson Diaz dijo...

jajajajaja.. Mi apreciada y muy talentosa amiga, genial en verdad tu picaresca manera de expresarte y de compartir tus experiencias cotidianas. Tus entradas me agradan, son definitivamente "muy de ustedes" las mujeres.

Exitos mi apreciada amiga y bendiciones para ti u tu linda familia.

Pequitas dijo...

jjajajja no sabes cuanto me has hecho reír mujer!! (ejem ejem ¬¬ ya lo sé no es para la risa)

Bueh te entiendo como tu hermana y como lo hubiese hecho tu madre y es que sin secadora y sin lugar para colgar la ropa (a eso agreguémosle que por allá es invierno :s ) nuestra vida se torna incomodísima; la única idea que tengo es q a tus chicos les pongas el blog de pks y q se lo pasen todo el día matando mariposas ( y mira q ya los vi hace unos instantes!! ¬¬ )



punto a parte: a alas le pusiste una palabra en el blog "mamporrazo" me hiciste recordar a mi abuelo :p

Camaleona dijo...

VIVIR, uy, no sabes bien el arte que tiene la secadora, incluso cuando funciona, que se la oye hasta en la calle con todo su cante y su arte, aunque no termino de identificar el palo que canta... ñiiec, prooom, chiuuuu, ñeeeeeuc, pprrrrroam, pumba, pumba, pumba...

Nelson Diaz, muchas gracias por tus palabras de ánimo para mi familia. Saldremos de esta!!

Pequitas, pero bueno, eso de reírse de las desgracias ajenas no está nada bien... agrégale que valencia es una ciudad húmeda, y me está salvando que esta semana viene aire de áfrica y no del polo norte (dios aprieta, pero no ahoga). El pequeño cada vez que me ve con el portátil viene corriendo y gritando "mariposas" (pero en su idioma), así que me tienes dándole a las mariposas.

Pegasus 21 dijo...

Te comprendo pero ánimos a mi se me cayó el mundo cuando mi compu quedó rostizada despues de un corte de luz pero a Dios gracias tenemos la capacidad de adaptarnos y solucionar estos problemillos.
Besos y abrazos por montones...

Io dijo...

Ja,ja,ja, si es que no se da cuenta una de la importancia de una secadora hasta que se rompe.

Pues ahora toca improvisar tendederos: puertas de habitaciones, puertas de armarios, barras de ducha, respaldos de sillas y pinzas enganchadas por todas partes :D

Ánimo, que por aqui ya hace sol

Mil besos!!!

ALMAGRISS dijo...

Dios mío, y todavía tienes ánimos de escribir... de respirar?... Yo estaría dándome cabezazos contra la pared, llorando sin parar... (y no tengo niños) Cómo te compadezco...
Suerte

Gema dijo...

Que arte tienes contando las cosas, espero se te haya solucionado el problema para que sigas teniendo tiempo para que escribas y poder disfrutar de tus entradas y comentarios
Gracias por estar siempre ahí
Besos

Dara Scully dijo...

Y yo que por no tener, no tengo ni plancha...



Un miau para ti y para la difunta secadora.

Camaleona dijo...

Pegasus21, si algún día pierdo mi fichero pst de outlook, me da un patatús directamente, ahí tengo mi memoria y mi vida. Ahora mismo me voy a hacer una copia de seguridad!!

Io, no te puedes imaginar en lo que se ha convertido mi casa, tengo sábanas, toallas y colchas por todas partes, pero creo que esta tarde cuando llegue estará arreglada!!! y volveré a abrir la lavandería-veinticuatro-horas-funcionando-a-tutiplén.

Almagriss, entre tú y yo (y que mi marido no se entere porque entonces sabrá definitivamente que me he vuelto tarumba) algún cabezazo a escondidas sí que me he pegado... Gracias por tu comprensión.

Gema, ayer me planté en el servicio técnico, y creo que esta tarde han ido a casa... en cuanto llegue veremos cómo ha ido la cosa, ya no me quedan puertas ni radiadores libres.

Camaleona dijo...

Dara scully, haces bien. Aunque yo la secadora la utilizo hasta de plancha... sale la ropa tan sequita, y suave, y sin arrugas... ay mi secadora!!

MARIO ALONSO dijo...

¡Y nosotros no tenemos secadora! Pero... ahora que te leo, veo que es imprescincible, ¿cómo hemos podido vivir sin ella? Mi vida carece de todo sentido hasta que pueda ir al Carrefour y comprarme la más grande que haya!!! :))

Ahora en serio... comprendo el trauma que puede ocasionar, teniendo varios hijos, espacio reducido para tender ropa (eso le pasa a millones de españolitos), compaginando vida profesional y familiar... realmente sí que te entiendo, aunque haya empezado bromeando.

Espero que sólo se les escape el pis a los niños (y no a papi), y que el Servicio Técnico, por una vez, sea rápido y eficaz... o si no, que papi te compre otra.

Besos grandes.

Violeta dijo...

jajajajaj, pobre!, que feo que te pase esoo!!, a nosotras con mi mamá nos paso hace 2 años!, y es ho-rri-ble!, es muy incomodo. TE ENTIENDO.

espero que ya disfrutes tu secadora nueva!.
suerte!
gracias por pasar siempre.

Calvarian dijo...

Seguramente sea una correa...sencillo. No para mi claro, para mi padre si lo era que cambió 5 o 6 veces la de nuestra secadora.
Creo que estás exagerando un poco...no crees.

Besix

nsdi dijo...

Yo no tengo ni secadora ni lavavajillas. No sé si alguna vez los pillaré, sabiendo de antemano el vacío que me van a dejar cuando desaparezcan.

mmarde dijo...

Yo tengo secadora, en principio para utilizarla como último recurso, cuando todo lo demás falla (llueve, tengo kilos de ropa por lavar, los radiadores están repletos...). Al final es un último recurso que utilizo, al menos un par de veces a la semana. No sé qué haría si fuera mi principal recurso... Seguramente le daría la ropa a mi hermana. Ese es mi consejo: Dásela a tu hermana. Seguro que es buena persona.

mmarde dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
vuelosdelalma dijo...

te entien, te entiendo...
mi mamá, al igual que vos no puede vivir sin ella, es más, no quiere que nadie la toque porque compro una más moderna, muy linda por cierto, pero es entendible...
conserva la calma, es mi único consejo, lo peor ya pasó.
un beso enorme

MARIO ALONSO dijo...

A falta de secadora... Hay en mi blog un premio para todos mis amigos. Si quieres pasa a recogerlo, me haría mucha ilusión.

Un beso grandísimo.

Camaleona dijo...

Mario Alonso, por suerte ayer tuve la gran noticia de que la lavadora ¡¡está arreglada!! y hoy me encuentro con tu premio. No hace falta que te diga lo tremendamente honrada que me siento porque un super-blogero-hecho-y-derecho me entregue un premio. Un millón de gracias.

Violeta, cada dos años mi lavadora y mi secadora se turnan para estropearse (no es broma, ya he tenido dos lavadoras y dos secadoras además de un par de reparaciones), eso sólo te da una pequeña idea de lo mucho que las maltrato...

Calvarian, tienes razón, soy exagerada, y no sabes cuánto... pero es que me viene de familia, de la de mi madre. Cuando algún miembro de la familia de mi madre te cuenta algo, después lo tienes que dividir por mil para hacerte una idea de la realidad.

nsdi, haces bien, no caigas en la tentación que después es muy difícil dejarlo.

mmarde, ahora que lo dices mi hermana no es buena hermana, mi hermana es la leche, es la mejor... y quizás si me da permiso, igual hasta un día hago una entrada sobre ella y todo...

vuelosdelalma, lo comparto todo menos la secadora y la lavadora, me vuelvo loca de remate cuando veo a mi marido o a mis hijos rondar por la galería de medio metro cuadrado...

Oski dijo...

Es lo que tiene la tecnología. Nos hace seres dependientes.

¿Cómo sería la vida cuándo no existía eso y había que secar la ropa al aire?

Yo no soy capaz de recordarlo jejeje.

Un saludo.

ardiQ dijo...

JAJAJAJAJA ESPERAME JAJAJAJAJJA YA JAJA OK RESPIRO PROFUNDO HABRA SECADORA PROTO!!!11

Camaleona dijo...

Oski, pues se podían colgar las sábanas en las ventanas, pero ahora hay una ley que lo prohíbe.

ardiQ, por suerte ya hay secadora... y además ha dejado de hacer ruido... ya no molesta a todo el vecindario.

Marie Augustine. dijo...

No te preocupes ni tengas miedo e llegar a la Luna. Ella es la meta final.

Ki dijo...

Es increíble como nos acostumbramos a usar ciertos artefactos de forma cotidiana, y de un momento a otro fallan sin previo aviso, sorprendiéndonos de sobremanera -porque difícilmente pensamos que algún día se malograrían- En ese momento valoramos ese pequeño electrodoméstico que nos hace siempre la vida más fácil...

Beso Carmaleona!
Vi que ya tienes opción de seguidores, te sigo :D

Txispas dijo...

jajajaja, te entiendo perfectamente, jajaja, has conseguido sacarme de un drama unas risas... muy bueno... ¿y se vomitaron los nenes?...

Isabella dijo...

hOLA cAMALEONA, ME OUEDES AYUDAR??COMO HAGO PARA MANDARTE UN PREMIO??

María dijo...

Un post con mucho humor, pero en realidad, nos acostumbramos a las cosas y luego es muy dificil desacostumbrarse de ellas, y si nos damos cuenta ¡¡¡tan sólo son cosas!!!!! ¡¡¡pero qué importantes son a veces!!!

Besos y feliz fin de semana.

mUñEca dE trapO dijo...

cOmO nOs acOstumbramOs cada dia a la tEcnOlOgía, lO relaciOnO a mi internet, porqe Una vez que fallá, Oh diOs! el mUndO se viene encima y crEo qUe ya nada valE la pEna!

pff!
caraaaay!
=)

salUdOs bOnitA!

Nerina Thomas dijo...

Trata de serenarte mujer!!Es un inconveniente, y todos ellos tienen solución.
Mira que rica eres: esposo que suaviza la cosa, bellos hijos , una flia. plena, amigos bloggeros. Ello tan sólo es un detalle doméstico.
Vamos...........un beso!!

Camaleona dijo...

Marie Augustine, es que mi hijo mayor va a ser astronauta y dice que me va a llevar, no a la luna, sino a Júpiter... y me da un poco de mal rollo, yo es que soy más de los pies en la tierra.

Ki, pero yo ya me voy acostumbrando, es que mis electrodomésticos (que se sienten maltratados) tienen una vida útil de dos años... Yo ya te sigo desde hace tiempo... es evidente.

Txispas, pues al final no, pero es que cuando empiezan con la tos, y la tos, y más tos... la cosa pinta mal, y aquella semana la tos fue terrible.

María, no te preocupes, que aunque mi familia y amigos piensen lo contrario, no soy secadora-lavadora-adicta... yo sólo soy adicta al chocolate con leche.

Muñeca de trapo, yo sin embargo podría pasar sin internet...

Nerina Thomas, te aseguro que soy totalmente consciente de mi riqueza, sólo es una forma de reirme de mí misma y compartirlo con todos vosotros.

Annick dijo...

En mi epoca ( que mal suena eso !) nos moriamos cuando se estropeaba la lavadora, lo de secar la ropa lo apañamos con la ropa golgada de la mesa-camilla , con la estufa debajo .Que tiempo !

Camaleona dijo...

Isabella, he intentado dejarte un comentario en tu blog y no he podido ¿¿?? normalmente los premios se dejan en tu página, y yo lo recojo de allí.

Annick, es que si se me estropea la lavadora es lo peor, porque entonces tengo a media familia lavando para mí...

Txispas dijo...

me alegro de que al final se solucionara, bufff voy a cuidar más la mía. Besotes y gracias por pasarte por mi casita, paro lo que necesites ya sabes donde encontrarme...

Serena Mente dijo...

Vaya, pues si que es una mala suerte. Te entiendo perfectamente. Te doy el pesame jajaj
Bueno, por otro lado, tambien nos hace valorar lo que tenemos.
Un saludo.

danielle dijo...

Madre mía! como te entiendo!
Yo estube una temporada sin nevera, uff, nunca imaginé que se me ocurririan tantas cosas que hacer sin nevera.
Un saludo.

Camaleona dijo...

Txispas, cuídala, cuídala que nunca se sabe cuándo se van a rebelar.

Serena Mente, si yo valoro un montón todo lo que tengo... de verdad que no me hace falta que se me estropeen mis seres queridos :)

Danielle, ¿¿¿¿¿¿SIN NEVERA?????? eso sí que sería una tremenda crisis en mi casa... tendría que utilizar las neveras de todo el vecindario...

Tony dijo...

Menudo desastre,y con este tiempo.


Un abrazo

Isabella dijo...

Muchas gracias Camaleona, me gustaría que cogieras el premio de la amistad de mi página, aunque Alba también lo ha puesto en su página..yo me he dado por aludida pero me gustaría entregártelo personalmente. Muaaa!!
Ya tienes secadora??

jodie398 dijo...

Como te entiendo,un dia cualquiera vengo de las rebajas contenta pletórica, nada mas entrar por la puerta a boca jarro me sueltan se ha roto la campana estractora queeee rota rota del todo que hacia unos contactos que saltaban todos los plomos ,a los pocos dias se les ocurre llamarme al trabajo para darme otra alegria ,oye que se ha muerto la nevera que hago? el congelador a tope como me gustan las hemociones fuertes.Por cierto la secadora un invento genial.
Saludos

estela dijo...

no sabes como te entiendo, perder ese vínculo tangrande, ver morir a esa diosa llamada secadora.
Recuerdo aquel triste momento, cuando la mia me escupió fuego directamente a la cara, me acordé de todos sus muertos, jajajja.

Cuando las desgracias entran en casa.....

un saludo.

Por cierto, me encanta tu blog.

Esteban dijo...

Espero que ya tengas la secadora, y si no le das la vuelta a la ropa de los niños, un beso.

· Alba · dijo...

Hola, Camaleona ;)

Yo te seguiré diciendo ahora y siempre que SÍ sabes escribir, y muy bien, porque entretienes, enterneces, atrapas y diviertes ;)
Ahhh, ¿qué haríamos sin las hermanas? Has pintado un bonito cuadro de tu familia ^*^ Suerte con los peques, con papi/marido y los técnicos!!

Marie Augustine. dijo...

Menos mal que no se te ha estropeado el sentido del humor.

coincido.
Y la luna, no te preocupes, como no brilla, no deja cicatriz.

gevana dijo...

Que habilidad para hacer de una desgracia una anécdota tan divertida...

Que suerte poder venir a visitarte y reir a carcajada limpia...

He estado estos dias inmersa en los examenes parciales, pero ¡ya he vuelto! no pienso perderme ni una entrada mas.

un beso!

Nokenicus dijo...

Hola, pasando a saludar y tambien para invitarte a que pases y veas mi blog a ver si encuentras algo de tu agrado y si te gusta intercambiemos enlaces, una suerte de fucionar dendritas o algo asi diria yo,je.
Saludos y hasta la proxima.

Camaleona dijo...

Tony, no lo sabes bien... pero por suerte ya está arreglada.

Isabella, como ves ya lo he colgado... mil gracias por tu amistad.

Jodie398, en el apartamento de mi madre se fue la luz y no nos dimos cuenta hasta que volvimos un fin de semana (algunos meses después del apagón). El congelador estaba lleno de carne, verduras, pan... y pescado. Todavía recuerdo el olor mientras lo limpiábamos.

Estela, ¿te escupió fuego? sólo espero que la mía no se rebele de esa forma, aunque no me extrañaría nada.

Esteban, desde luego a los peques les daría igual que les diera vuelta a la ropa :)

Alba, muchas gracias por tus palabras de ánimo, te aseguro que valoro tu opinión. No hay nada como el triángulo amoroso que me une a mi madre y mi hermana...

Marie Augustine, el sentido del humor es lo único que queda en estos casos, tomárselo a risa...

Gevana, qué tiempos los de los exámenes... disfruta de ellos.

Nokenicus, me pasaré encantada a visitarte... aunque no sé qué enlaces voy a intecambiar, porque no tengo nada que enlazar.

Anabel Botella dijo...

Yo también tengo una secadora, y es un invento que me costó comprármela porque me daba remordimientos de conciencia, a pesar de que no me gusta tender. Pero desde hace dos años que la tengo, no quiero vivir sin ella.
Saludos desde La ventana de los sueños, blog literario.

Camaleona dijo...

Anabel Botella, yo también tengo remordimientos, ya que sé que consume mucho... pero es que en mi casa no se seca la ropa en invierno.

este es el diario

de una madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... que intenta seguir siendo y sintiéndose MUJER