Siendo madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... cómo mantenerme mujer.

domingo, 11 de enero de 2009

Cuando los Reyes Magos se van

Ya sé que esta entrada llega un poco tarde, pero es que he estado liadísima organizando juguetes, buscando sitio para los regalos, tirando cajas, guardando cajas, volviendo a organizar, comprando más cajas, cambiando de sitio los juguetes... vamos que estos Reyes Magos dan mucho trabajo, antes, durante y después.

La verdad es que mis hijos son buenos, pero no me parece que lo sean tanto... Igual soy un poco exagerada, pero para mí supone un problema educarles con los treinta y seis regalos que los Reyes Magos les hayan traido este año (ni cuento los regalos de Navidad y algunos regalos del despistado Papá Noel).

Por un lado, en mi casa no cabe tanto cachibache. Vivimos en una casa típica de esas con tres habitaciones y tres armarios, y no tenemos ni trastero ni garaje ni terraza. Así que guardar todos los juguetes de forma que los niños los tengan a mano para poder jugar con ellos es dificilísimo.

Por otro lado, no me sirve eso de guardar los regalos para ir sacándolos poco a poco... si eso ya lo hago, pero dentro de unos meses llegarán sus cumpleaños, y volverán a tener tropecientos regalos de cumpleaños.

Y por último, con tantos juguetes van sobrados y se me hace cuesta arriba que aprendan a ser agradecidos con las personas que han buscado y comprado su regalo, que aprendan a cuidar sus juguetes, y que aprendan a ayudar a mamá manteniendo su habitación ordenada.
Muestra de ello es que el día de Reyes por la noche, después de pegarme la paliza de quitar el belén, el árbol, y cuando por fin había conseguido sacar de las cajas tooooodos los juguetes (hoy en día no es tarea fácil) y colocarlos en algún lugar de la habitación, le dije muy seria a mi hijo mayor (de cuatro años) que si me encontraba algún día con el parking desmontado lo guardaría en alto hasta que aprendiera a valorar lo que tiene. Y él me contestó con indiferencia que le daba igual, porque entonces cogería la espada láser y que si también la guardaba, jugaría con el mecano, y sino con el barco de lego, y sino con los dinosaurios de playmobil y... vamos, que al chiquillo le importaba un pimiento que guardara y escondiera lo que me diera la gana, tenía otros mil trastos con los que jugar. Claro, yo me quedé boquiabierta e indignada, y estuve a punto de cogerlo todo y tirarlo por la ventana... pero me contuve, al fin y al cabo la culpa no es suya... así que tengo muuuuucho trabajo por delante para conseguir de mis hijos que sean niños agradecidos y capaces de valorar lo que tienen.

32 comentarios:

Flor dijo...

No sabes hasta el punto que te comprendo. No es que sea madre ni tenga hijos. Pero si dos sobrinas, y veo a mi hermana y mi cuñada y se que no es nada faaaacil. Pero seguro que con el tiempo llegarás a conseguir que sean mas cuidadosos y responsables ^^

Un besito madraza :)

gevana dijo...

Enhorabuena por el blog!
Tengo 20 años y probablemente lo único que tenemos en común es que también soy mujer (o al menos encuentro muchos momentos para sentirme asi).
Sin embargo, aun sin verme reflejada en (casi) ninguno de tus relatos (principalmente porque no soy madre), leerte se me ha hecho muy ameno.
Señal de lo mucho que me ha gustado es que he leido en cuestión de minutos todas tus entradas, y algo que ,en mi opinión, refleja la calidad de tus relatos, es que has conseguido despertar en mí sensaciones de lo más dispares.
No dejes nunca de escribir. saludos!

alas dijo...

Camaleona...creo que es el mal de muchos niñ@s de ahora, yo no tengo hijos, pero si sobrinos e hij@s de amigas...y es terrible ver en lo que se haconvertido esta fiesta. Ya desde pequeñitos se acostumbran a que los reyes les traen un montón de regalos, y así nunca podrán valorar nada, a mi me da mucha pena...porque nosotr@s con un juguete, o lo que fuera éramos más que felices, y ahora no...

en fin las cosas han cambiado mucho

besitos

alas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tumejoramig@ dijo...

Ay niña, como te entiendo, y eso que yo sólo tengo un hijo, que ahora va a cumplir 14 años...y que además durante muchos años fue nieto único, sobrino único, con todo lo que ello implica, así que sé por lo que estás pasando.

Yo, después de que a los 4 años decidiera que me iba a desintegrar con su espada laser, opté por "dejarlo vivir" (que era lo que me pedía a gritos cada vez que le pedía que recogiera sus juguetes), y su habitación se convirtió en su leonera.

Ahora ya va soltando los juguetes de cuando era más pequeño (aun le cuesta), hemos tirado los que estaban rotos (luego de convencerlo de que por mucha imaginación que tuviera no iba a poder convertirlo en una torre gigante) y los que estaban en buen estado los hemos puesto en una bolsa para entregar a los niños más necesitados. Aun así, la bolsa saldrá de casa sólo cuando él lo decida.

Menos mal que no sabe que durante años he estado escondiendo juguetes con los que él ya no jugaba, y los iba regalando o donando, sin que él lo supiera.

Nada amiga, a disfrutar la leonera, que para eso son niños, y que disfruten... queremos que sean perfectos, pero no podemos olvidarnos que son niños... lo importante será que aprendan a sacar de la habitación sólo un juguete a la vez, y que lo vuelvan a guardar cuando vayan a jugar con otro, es más fácil de conseguir, y de que ellos lo acepten.

Un besoteeeeee y paciencia!!!

nsdi dijo...

Habría que un montoón de hijos y que hubiese menos regalos que niños, con lo que no solo tendrían que valorarlos, sino aprender a compartirlos.

nsdi dijo...

"Habría que tener un montón...", quería decir.

Camaleona dijo...

Flor, en realidad mi hijo mayor es bastante cuidadoso y responsable, pero la frase que me soltó me dejó sin palabras... el peque sí que es un desastrado, pero es que con un año y medio tampoco puedo pedir peras al olmo.

Gevana, precisamente lo que menos me siento es mujer, la idea de escribir este blog fue para ver si racionalizando un poco todo lo que vivo poco a poco me voy poniendo metas y recupero mi status de mujer... que perdí cuando me hice madre.

Alas, tienen las cosas antes de desearlas realmente. Aunque mi madre el otro día me leyó la cuartilla y me dijo que a ella le pasó lo mismo con sus cuatro hijos, recibíamos regalos de mil sitios, y pensando pensando me di cuenta de que también fue así para mí...

tumejoramig@, ese truco ya lo utilizo, incluso el pequeñito recoge desde que tiene un año, bueno, él recoge uno y yo recojo diez... pero por algo hay que empezar...

nsdi, hala pues ya sabes... yo ya llevo dos...

Gema dijo...

Es tremendo la cantidad de regalos, es un disparate, y despues para que se pongan a jugar con el papel de regalo o con el papel de explotar bolitas o con las cajas de carton... que no se si a ustedes os ha pasado pero a mi si...
Un abrazo

vuelosdelalma dijo...

caro esta que hijos no tengo todavia, pero de mis 4 sobrinos, una es terrible con el tema de los juguetes y el orden de ellos y eso que ya es un poco mas grande que tu hijo, yasmin tiene 6 años y siempre veo como mi hermana tiene que renegar con ella por el mismo tema, pero tranquila, paciencia, con el tiempo van creciendo y valorando lo que tienen, ademas de aprender a cuidarlos mejor. Mucha suerte! un beso grande y disculpa la demora, ultimamente no entro mucho al blog

мαяια dijo...

Angelito... ¿sabes? llego hasta a pensar que para él sería un alivio que te deshicieses de alguno de los juguetes.

No te voy a soltar ninguna teoría constructivista ni similares, pero... me ha tocado observar, comparar, comentar y analizar el comportamiento de los niños frente a determinadas cosas en muchas ocasiones. Y lo de la Navidad y los regalos es un caos para ellos. La culpa la tienen lo RRMM por no dejar regalos en casa, un abrigo nuevo en casa de la abuela, una mochila para el cole en casa de los primos, etc...

Así los pobres se colapsan, quieren jugar con todo a la vez (porque todo les gusta y les resulta "apetecible") y al final terminan por no jugar con nada...

En fin, me voy marchando porque, al final, estoy haciendo lo que dije que no haría... :S

P.D. En realidad, muchas veces me pasa eso en tu blog, leo pero no comento nada porque la madre eres tú y lo que sofra sería la opinión de una maestra y las mil teorías, metologías y demás que le han metido en la cabeza...

De todos modos, decirte que admiro tu blog, por su contenido y por todo lo que dices y cómo lo dices...

Un besiño!

Camaleona dijo...

Gema, sí que me ha pasado eso de que luego se pongan a jugar superfelices con la caja del juguete. Si en realidad no necesitan más.

Vuelosdelalma, en realidad mi hijo mayor es bastante ordenado y el pequeñito con sólo un año y medio ya va recogiendo sus juguetes, y no debería quejarme tanto por este tema, pero es que soy la persona más super-ordenada del mundo y me vuelvo muy exigente con ellos.

Maria, sabes que respeto y disfruto mucho de lo que escribes y te aseguro que tus palabras me han hecho muchísima ilusión. Gracias.

sEñOr¡tA rAmOnErA dijo...

Sí, alas tiene razón, va mira que en todos lados es igual =) y se da uno cuenta a diario,
Uno era feliz con un muñeco del tamaño de un pulgar, y ahora a algunos se les háría una cosa diminuta, mientras a nosotros nos arrancaba sueños, sonrisas y toda una vida!
Y bueh, sí, sería un dolor perder alguno de esos juguetes, pero hay que ver que muchas veces ni lo nota.
Un beso hermosa,
bonito martes =)
[Tu blog me encanta]

MARIO ALONSO dijo...

Uffff... lo que me viene encima!!! Mi hija mayor tiene tres años y medio, y todavía se ve un poco desbordada con los regalos. Pero me imagino el año que viene... y seguro voy a tener el mismo problema que tú, desde el espacio para guardarlos, hasta el hecho de que ellos nunca sabrán valorarlo adecuadamente, me temo.

En fin... así están montadas las cosas, hija... y por todo lo que te leo, creo que eres una madre extraordinaria.

Besos.

J. eMe. dijo...

¡Cómo te comprendo!, mi querida Camaleona.

Sabes, hemos hecho obras en casa estos días y mis hijos han tenido que irse a comer y dormir a casa de sus abuelos. Ayer, a la hora de comer, les dije que si querían volver ya a su habitación, que la obra ya estaba terminada y que los papis les extrañaban mucho. Sabes lo que me dijeron los muy puñeteros, que sí, que extrañaban a sus playmobil y el coche teledirigido de Fernando Alonso, uno de los numerossssssssssisímos regalos que Papá Noel y los Reyes Magos dejaron en casa esta Navidad.

¡¡ Angelitos !!

Eres estupenda Camaleona, muchas gracias por tu apoyo e interés por el PATIO. Sabes que allí siempre te esperamos.

Un enorme beso

Patricia dijo...

je je deben ser un amor tus nenes!
bueno te pediria algunos de los juguetes para ninhos que conozco que no saben lo que es tener un juguete pero estas muy lejos :(
Asi que me alegra que hayan en recompensa ninhos que tengan muchos juguetes y esten felices..sus sonrisas iluminan el cielo !!
un besote!

mmarde dijo...

A mi hija mayor de cinco años le gusta sentarse en su escritorio y hacer regalos: Es feliz cogiendo papeles de colores, recortándolos en formas rarísimas, pegándolos unos encima de otros, pintando cosas por encima y enrollándoles alrededor otro papel encima. Eso es un regalo para su tía, a la que adora porque suele agradecerle infinito estos regalos y morirse de la emoción cuando mi hija se los da. O sea, mi hija necesita papeles de colores, tijeras, pegamento, colores... y poco más.
Mi hijo de tres años juega con su reproductor de CD a poner y quitar dicos, y pasar las canciones hacia delante y hacia detrás. Pasa horas así. Será un gran DJ.
Mi hija pequeña de nueve meses pasa el día gateando, intentando ponerse de pie, y sus juguetes favoritos son sus hermanos, especialmente las zapatillas de ir por casa de sus hermanos que parecen peluches.
A mi lo que me sabe peor es que la gente por hacer un bien a mis hijos tiren su dinero a la basura.

Camaleona dijo...

Señorita ramonera, mis hijos ni se inmutan cuando escondo los juguetes, al final juegan siempre con uno o dos juguetes que son los que les hacen volar la imaginación, y no sabes qué capacidad de hacer volar la imaginación tienen...

Mario Alonso, gracias por tus palabras... creo que todos los padres somos extraordinarios, aunque sólo sea por el hecho de preocuparnes por ser buenos padres...

J.eMe, pues a ti también se te quedaría cara de pez cuando te dijeron eso...

Patricia, también tengo una dura tarea para hacer de mis hijos a niños generosos, solidarios y capaces de compartir. Como tienen lo que ni siguiera han llegado a necesitar, resulta que se vuelven egoístas, impacientes y (mi hermana dice) hasta frustrados.

mmarde, no sé qué hacer para convencer a todos sus tíos y abuelos de que no tiren su dinero a la basura ni que tiren por tierra nuestros esfuerzos para educarles. Cuando ecuentre la fórmula mágica ya te contaré.

ALMAGRISS dijo...

Sabía que teniía razón... lo reyes son los padres :)
En cuanto a que tus hijos se conviertan en pequeños seres agradecidos... imposible en esta época... joder cómo ha cambiado el cuento...
Un besazo

Camaleona dijo...

almagriss, ¿he dicho yo eso? lo que pasa es que los Reyes están muy atareados con tantos juguetes para tantos niños y los padres nos hemos conchinchivado para echarles un cable... espero que disfrutaras de ese día.

Marcela dijo...

Hola Camaleona
Cómo te entiendo!!!
Los chicos son iguales en tooodo el mundo,jaja
Y nunca es suficiente el espacio para guardar las cosas...
Un abrazo

Marcela

Camaleona dijo...

Marcela, un día nos tendremos que salir de casa para que los críos puedan tener tooooodos sus juguetes dentro...

aLba dijo...

cuesta mucho el saber valorar lo que tenemos ...

Ki dijo...

Cuando tenemos todo al alcance de la mano con facilidad dejamos de valorarlo... El esfuerzo por conseguir lo que queremos, hace que lo apreciemos y lo sintamos nuestro...

Camaleona dijo...

Alba, soy muy exigente, pero también muy agradecida, así que le pido mucho a la vida pero todos los días le agradezco lo que me da. Espero transmitírselo a mis peques.

Ki, es cierto, y lo veo en mis hijos, tienen de todo antes de desearlo e incluso de quererlo. Nos hemos dado cuenta y estamos parando el carro... que aprendan a esperar el momento.

Juan José López JARILLO dijo...

Cuando los Reyes Magos se van...es la hora del Ratón Perez...

Ginger dijo...

Juas juas juas! ¡qué niño más espabilado!

Ahora que lo comentas yo también recuerdo haber hecho un comentario del estilo alguna vez... y pensado otras cuantas!

Es normal, no decaigas en tu empeño.

¡Un abrazo!

Enrique dijo...

Con paciencia y amor de madre todo se puede.
Gracias por visitar mi blog.
www.enriquejfc.blogspot.com

Io dijo...

Mientras no te digan lo del niño de Harry Potter (¿Treinta y seis? ¡¡¡ PERO SI EL AÑO PASADO TUVE TREINTA Y SIETE!!!) je,je,je

Camaleona, yo era igual que tú, exigente y muy amante del orden, y mi hija completamente caótica. Un día me pregunté si me compensaba, porque un poco de desorden no hace daño a nadie. Y, por otro lado, no podía pretender ir contra su naturaleza y hacer de ella una persona super ordenada. Nunca lo fue, y tampoco es una virtud tan importante.

Decidí que no merecía la pena llevarme berrinches por cosas como esa y me relajé un poco en pro de la armonía. Le estaba dando más importancia de la que tenía. Además, dicen que la energía fluye mucho mejor por el caos.

Me quedé en un término medio, y conseguí atraerla a ella otro tanto (claro está que era más mayor que tus nenes), pero fue una buena decisión.

Mil besos, guapa!

Estela dijo...

Bonito blog,te acabo de descubrir, en realidad empiezo en este mundo de los blog.
Lo de tus niños te entiendo es dificil educarlos en la sociedad consumista en que vivimos,lo mas importante es darles mucho amor.
Saulos y te seguire lellendo

Camaleona dijo...

Juan José López Jarillo, por suerte el Ratón Pérez todavía no se ha pasado por casa, pero cuando venga creo que vendrá con un par de chuches y una monedita... al Ratón sí que lo puedo controlar yo...

Ginger, gracias por los ánimos... no decaeré...

Enrique, con muuuuuuuucha paciencia, te lo aseguro.

Io, supongo que con el tiempo conseguiré relajarme un poco, pero muy poco a poco.

Estela, es complicado, gracias por tu visita.

Di dijo...

Es imposible que los niños valoren las cosas cuando por el cumpleaños reciben 15 o 20 regalos, para papanoel otros tantos, reyes otros más e incluso por sacar buenas notas regalos (cosa que considero ya el colmo de los colmos!!) yo pienso que muchos necesitan más una supernani que los niños!! Saludos!

este es el diario

de una madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... que intenta seguir siendo y sintiéndose MUJER