Siendo madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... cómo mantenerme mujer.

jueves, 18 de diciembre de 2008

Mi gran vicio

El chocolate. No lo puedo evitar, y cuando más lo intento evitar más ganas de zampar chocolate tengo. Y digo zampar porque yo lo que hago es zampar chocolate. Nada de un cuadradito y a saborear durante un buen rato hasta que se deshace. De eso nada, yo soy en plan tableta entera en menos de un minuto, y sin saborear ni nada, tragar tragar y tragar.


El otro día una amiga me preguntó si esta adicción la tengo desde hace mucho tiempo o si es reciente. Y la verdad es que no soy capaz de recordar cuándo empezó o si siempre ha sido así.


Recuerdo que cuando era pequeña no siempre había chocolate en casa. El día que mi madre nos daba los ocho cuadraditos del chocolate Elgorriaga para merendar, empezaba la guerra sucia entre los cuatro hermanos para conseguir algún trozo de chocolate de otro. Igual esto me traumatizó.


He pasado largas temporadas sin comer chocolate. Como cuando murió mi amiga Cristina (juntas compartíamos la adicción) que estuve años sin probarlo. O cuando estuve embarazada de mi primer hijo que tuve azúcar e hipertensión y no pude probar ni el azúcar ni la sal. O las diez mil veces que he estado a régimen de endocrino a ver si con control médico lo dejo.


Pero al final siempre he vuelto a caer, siempre hay un punto de inflexión, algo que me derrumba y cuando caigo no hay nada que pueda pararme. Intento sustituirlo, pero al final termino comiendo como una loca... y chocolate para terminar.


Y cuando vuelvo a caer no puedo parar. Cada vez que recupero la adicción es peor que la vez anterior. Todos los días, por la mañana, al medio día, por la tarde y por la noche. Y todos los días me repito que hoy es el último y todos los días rompo mi intención.


Me he dado cuenta de que no debo intentar dejarlo cuando estoy cansada, estresada o ansiosa... y como casi siempre estoy una de esas tres cosas, pues es complicado. La última vez que lo dejé fue este verano, de vacaciones no necesito chocolate. Y la última vez que lo recuperé fue en septiembre, a la vuelta de las vacaciones, que lo primero que tuve que hacer fue ir a Madrid, y allí solita... Y desde entonces no lo he podido dejar, y las fiestas que vienen no ayudan en nada.


Para mí es un vicio de verdad, pero poca gente lo entiende así, creo que la única que me entiende es mi hermana, así que igual es cierto que aquellas guerras entre hermanos para conseguir chocolate fueran el origen de esta adicción.

32 comentarios:

SOMMER dijo...

Yo soy como tu. O me como la tableta entera o prefiero no comer nada.
Es que eso de un cuadradito solo... como que no...

Marcela dijo...

Gracias por venir a visitarme!!!
Entiendo tu adicción al chocolate...a mí me encanta y siempre como tanto en verano como en invierno.
Cariños
Marcela

sEñOr¡tA rAmOnErA dijo...

A mi que me alejen todo el chocolate porque me lo acabo, y más con este frio que nos desgasta totalmente, unas cuantas calorias de esas nos sientan taaaaan bien...
En fin, un beso.
Abrazos enormes.
Rocío.

francisco dijo...

Hola Camaleona.
No es para fastidiar, pero el chocolate no me dice gran cosa. Me pongo malo sólo de pensar que me tuviera que comer una tableta.
Mi adicción es el tabaco.
Saludos.

yomepregunto dijo...

por lo menos el chocolate no mata.. jeje =P

bueno si la verdad q por mas q se nos vuelva una diccion, el amigo chocolate nos ha salvado de varias ansiedades, depresiones o malos momentos.

sin dudas es muyy ricoo.. lo unico malo q tiene es q engorda.. y ahora he leido q no hace q aparezcan granitos asiq, una mas a favor tiene.


buenoo espero q sigas mas q bienn..
gracias por haber pasado por mi blog..
exitos

atte.
yomepreguntoo

Dara Scully dijo...

Hay tantas adicciones como personas en el mundo. Terribles e indispensables.


Miau

Patricia dijo...

El chocolate es adictivo, es verdad, contiene un quimico que genera la sensacion en el cerebro de placer parecido al de enamorarse. Por otro lado una pequenha porcion al dia es saludable sobre todo si es chocolate con al menos 60% cacao (que ademas quema la grasa del abdomen) pero no mas!!.
Yo hise lo siguiente para dejar de fumar hace anhos:
una lista de todas las cosas negativas del cigarro en mi persona, fui lo mas grafica posible y colgue la lista en un lugar visible, cada vez que queria fumar asosiaba mucho dolor al resultado si lo hacia y mucho placer al resultado de no fumar luego observaba la sensacion en mi cuerpo, como se manifestaba fisicamente, y siempre tiene un ciclo, un pico y un momento de "morir"..al final con esta actitud me di cuenta que habian pasado anhos sin fumar ;)
Intentalo, todo en esta vida es entrenamiento..yo se que puedes..confio en ti!
un beso,

andrea dijo...

jaja si entiendo yo tambien soy medio adicta al chocolate jajaja pero estoy intentando dejarlo aprevechando que estoy de vacaciones. ajaj es mas dificil cuando se esta laborando o estudiando:s bueno saludos y suerte

Yo Pretencioso dijo...

Todos tenemos vicios. Me parece que el humano está programado para tenerlos, de otro modo nos volveríamos más locos de lo que estamos. Son como la válvula de escape, placebos. Escogiste un vicio dulce. Leí por alli que un chocolate liberas las misma serotonina que el sentimiento al besar. ¿Quién sabe? pero suena bien. Saludos!

MARIO ALONSO dijo...

Me encanta el chocolate, en múltiples variedades... y he descubierto no hace tanto tiempo que lo necesito en estados de nerviosismo y ansiedad. He podido comprobar que, en esas circunstancias, no es capricho, ni antojo ni gula... es terapia.

Cuando quieras compartimos tableta!

Besos.

Tony dijo...

Me apuntaré a tu club de amigos del chocolate..


un saludo

alas dijo...

pues que corra el chocolate!!!
;)
"pa" dos días que vivimos, al menos que sean sabrosos, no?
(gracias por tu visita, ya te tengo fichada)

Io dijo...

Pues verás, mi hermana María es igual que tú. E ideó algunas tácticas que no sirvieron más que para que yo me partiese de risa.

Primero lo escondía. Lo escondía en lugares altos, encima de las estanterías y sobre los armaritos de la cocina, porque esto la obligaba a tener que coger una banqueta para subirse a buscarlo.

Harta de recorrerse la casa banqueta en mano, lo metió en el congelador. Y lo único que sucedió fue que empezó a comer chocolate congelado.

Finalmente, desechó estrategias y lo devolvió a su lugar en la nevera. Pero no lo comía delante de nadie. Se encerraba en el baño, como si estuviese haciendo algo prohibido.

Al final mi hija le dijo que comiese chocolate puro, que al menos tenía más cacao y menos azúcar.

Para mí el chocolate me trae recuerdos de seis onzas metidas a presión en un trozo de pan, que era mi merienda favorita cuando era niña.

Qué bien huele esta entrada!
Qué hambre me está entrando!

Un besazo.

ALMAGRISS dijo...

Uf, cuando leo estas cosas me entra la nostalgia... es que soy diabética, ¿sabes?... y estoy deseando esos escasos bajones de azúcar que me pegan de vez en cuando para llenarme la boca de dulces y disfrutar por un efímero momento de eso que para vosotros es lo más normal del mundo... mmmmm chocolate....

turistaentupelo.com dijo...

Sinceramente, dentro de todas las adicciones que se pueden tener en este mundo, la del chocolate me parece una de las mas sanas, y por supuesto, de las más dulces.


Yo soy adicto a las fotos, yavestú.

mmarde dijo...

Casi, casi me consuelo viendo a tanta gente adicta al chocolate. Yo, por estas cosas extrañas que nos ocurren a las mujeres cuando esperamos un hijo, sólo he dejado de comer chocolate durante mis tres embarazos. Pero durante la lactancia que suele pillarme siempre con mi marido fuera de casa en viajes largos (a veces de meses), y me tengo que ocupar del recién nacido y los hermanos mayores, cuando los acuesto a todos, me zampo tabletas enteras, los lacasitos que encuentro por casa, galletas de chocolate, foundees de chocolate,... todo, una cosa detrás de otra.
Recuerdo una vez que a la vuelta de una mascletá pasamos mis hermanos y yo por delante de una chocolatería de estas pijillas. Cada uno compró cuatro o cinco tipos distintos de chocolate , y, al llegar a casa nos dimos un atracón... En esa ocasión también conseguí estar sin chocolate unos meses.
Lo mejor es no tener chocolate en casa.

Rock Mantic dijo...

Exactamente.
Solo que en estas fechas me pasa más con el turrón..eso sí,
turrón de chocolate.:)

Esteban dijo...

Pues a mi el chocolate no me gusta, yo prefiero los frutos secos.

Tester dijo...

Me encanta! Más si es del DARK! mmmmmm

vuelos dijo...

somos mas de una!
amo el chocolate, es irresistible
besos grandes para vos, gracias por pasar por mi blog!
los comentarios que me dejaron me hicieron sentir re bien, voy por el buen camino! jaja
disfruta del dia!

nsdi dijo...

Te entiendo perfectamente. Para mí es una droga y no lo digo como metáfora. En mi casa lo tengo prohibido por mi salud.
De pequeño, si no había chocolate, me comía el cola-cao a cucharadas.
Sé en qué armario está el chocolate de casi todas las casas que visito y, como me conocen, me dejan meter mano cuando quiero.
Es casi una enfermedad.

ardiQ dijo...

vi un reportaje que quimicamente un chocolate reproduce en el cuerpo lo que se siente cuando te besan, ¿será?

animo con esa adicción, y cuidado con el acné

Inés dijo...

Hola Camaleona,

eres feliz comiendo chocolate? pues sigue comiendolo, está muy rico y a veces el cuerpo nos pide azucar.

No veo nada malo en el chocolate, lo único que tengo que añadir es que todo en exceso no es muy bueno, pero si lo dosificas ...

besos con chocolate!...y el chocolate a la taza..? :)

Feliz Navidad!!!
un abrazo fuerte, gracias de corazón por tus palabras.

°•.¸♥¯`°•.M@r.•°´¯♥¸.•° dijo...

¡Feliz Navidad!

Un abrazo...M@r

Io dijo...

Camaleona, te deseo que pases la mejor Navidad de tu vida, cariño.

Un abrazo y un millón de besos para tí y para los tuyos!

Camaleona dijo...

SOMMER, pues sí, yo es que soy de extremos o mucho o nada.

Marcela, en verano, en invierno, en primavera y en otoño, por la mañana, por la noche, durante la tarde... cualquier momento es bueno.

Señorita Ramonera, si sólo fueran unas cuantas calorías... pero es que son TODAS las calorías del mundo.

Francisco, si yo hubiese probado algún cigarro en mi vida, sería una fumadora empedernida de esas que no lo pueden dejar.

Yomepregunto, exactamente ese es mi problema, que después de los embarazos y las crisis chocolateras que me da desde que tengo peques, he engordado mucho, muchísimo...

Dara scully, te aseguro de que es indispensable para mí.

Patricia, gracias por tu idea, a ver si un día me siento y escribo todo lo bueno y lo malo.

Andrea, yo suelo dejarlo durante las vacaciones de verano, que estoy más tranquila. Ahora tengo vacaciones, pero las comilonas navideñas no me dejarán contenerme.

Yo pretencioso, la verdad es que siempre he sido bastante besucona, así que igual es por eso.

Mario alonso, el chocolate NO LO PUEDO COMPARTIR, pero por ser tú haré una excepción.

Tony, te recibiré encantada en mi club...

Alas, disfrutemos con dulzura del ratito que dura esto.

Io, yo también me he inventado de todo y también he comido a escondidas, lo que es peor porque da más ansiedad. Quizás algún día aprenda a convivir con mi adicción y pueda controlarla.

Almagriss, durante mi primer embarazo tuve azúcar y no podía ni oler el chocolate... lo pasé fatal.

Turistaentupelo, creo que la adicción a las fotos es aún más sana que el chocolate.

Mmarde, es cierto que cuando no tengo chocolate en casa es cuando tengo más posibilidades de dejarlo. Pero mi marido siempre se queja de que él no tiene la culpa y que le apetece tener chocolate en casa, y claro, yo tampoco es que sea muy difícil de convencer.

Rock mantic, turrón de chocolate SUCHARD!!!! el clásico... buenísimo.

Esteban, los frutos secos me gustan para los aperitivos y el chocolate a todas horas.

Tester, pues a mí el blanco... es la locura.

Vuelos, gracias a ti por tu visita.

Nsdi, te creo, yo también lo entiendo como una droga, quizás menos peligrosa, pero droga al fin y al cabo.

Ardiq, por suerte mi etapa del acné pasó hace tiempo, así que por mucho chocolate que tome, el acné no será un motivo para dejarlo.

Inés, cuando como chocolate está bien, pero cuando he terminado de pegarme la zampada no me siento nada bien, empezando por el dolor de tripa que se me pone.

M@r, gracias por venir a verme.

Io, gracias, también te deseo una feliz NAVIDAD.

J. eMe. dijo...

El chocolate. Ummmmm. Miles de cosas se me ocurren con el chocolate, pero la mayoría de ellas están prohibidas.

Un beso muy grande

Pequitas dijo...

yo tenía mi comentario listo y me arrepentí de enviarlo (esto hace días),pero ahora que leo y tienes muchos más pues te cuento el mío, sufrí y bastante porque mi vicio no era achocolatado sino mas bien algo toxico y sí mi vicio era betún para calzado,ceras,bencinas, parafina... y todo esa atracción comenzó por el olfato, esos olores me encantaban pero de consumo fijo era el betún de calzado lo empecé a comer como si fuera mantequilla, era cosa de todos los días, solo lo dejé en los periodos de embarazo (ciertos días me vencieron las ganas)solo que mi renuncia a esa basura que consumía se debió simplemente al amor.

Mi amorsote divinamente me planteó dejar mi vicio solo por un día y no me pedía mas nada; eso sí, yo tenía las ganas de dejarlo, fue así que mi bello man me engañaba a diario y ya llevo 6 años sin nada (= y eso q le lustro el calzado a mis pequeños.

Que puedo agregar a tus comentarios que te sirva?
"Solo aguanta por un día" solo uno Camaleona hazlo por ti no por tus hijos por el bolsillo por el q dirán, hazlo por ti no hay nadie en el mundo más importante que tú.

Si llegaste a escribir este post es por que es un verdadero problema para ti, no es que te derritas por un chocolate, es más q eso y si bien la forma en que lo relatas suena liviana a mi me llegó a la médula, ese vicio trae muchas secuelas, un día nada mas y no bajes la guardia. Espero leer más adelante que superas ese vicio agobiante del chocolate.

Besos guapa! y no te rindas!!

Sé fuerte

Alfredo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Camaleona dijo...

J.eme, el chocolate ¡sólo para comer!

Pequitas, un millón de gracias por tu comentario, me has puesto un nudo en la garganta. Desde luego tengo un verdadero problema. He de decirte que desde que escribí la entrada hace seis días no he probado el chocolate. Y te aseguro que mi casa está llena de reyes de chocolate, bolas de chocolate, huevos de chocolate, turrón de chocolate y chocolate... El problema es la semana que paso malas noches por los peques y que en el trabajo tengo mucha presión y paro a poner gasolina y termino con la gasolina en el coche y con un poco de chocolate en el cuerpo... y a partir de ahí vuelta a empezar...
Pero bueno, llevo seis días sin probarlo... esta noche es la prueba de fuego.
Gracias por compartir conmigo tu intimidad para ofrecerme tu ayuda.
FELIZ NAVIDAD

Nerina Thomas dijo...

Dicen que a los que nos gustan los dulces, es porque carecemos de afecto. Que de allí nace esa necesidad. Será?
El chocolate es rico desde todas las formas, pero cuídate amiga, que puede traerte consecuencias no gratas. Tienes que poder aminorar la cantidad, ansiedad?
un abrazo amoroso para ti

Camaleona dijo...

Nerina Thomas, supongo que no es que carecemos de afecto, sino que no tenemos todo el que nos gustaría. Pero creo que esta falta de cariño es común a muchos, sólo que otros tiran por otro camino. Las consecuencias non gratas las tengo clarísimas... un montóooooon de kilos de más de los que no consigo librarme.

este es el diario

de una madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... que intenta seguir siendo y sintiéndose MUJER