Siendo madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... cómo mantenerme mujer.

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Qué bonito ser mujer

Hace tiempo me enviaron un mensaje de estos de los que se envían a un montón de gente. Normalmente no los leo, pero este me lo envió mi hermana, y lo que mi hermana me envía vale la pena...
Así que lo leí, y me sentí completamente reflejada... tan reflejada que cuando terminé de leerlo lloraba de risa o reía por no llorar...
Mi marido no comparte ni entiende para nada esta historia, y menos aún porqué su mujer se ve reflejada en esta señora…
Sin embargo, mi hermana, mis cuñadas, mis amigas, mis vecinas y mis clientas también terminan de leer la historia muriéndose de risa y con lágrimas en los ojos…
Qué me dices del trauma que supone mirarte al espejo por la mañana y encontrarte con que ese gremlin que te mira fijamente eres tú.
Te duchas, te vuelves a mirar, y decides que lo mejor va a ser darte una capa de titanlux, a ver si aquello mejora. Y no, no mejora. Sigues siendo un gremlim, pero así como churruscao.
Una vez churrascada, te diriges a despertar a tus niños. Aquí siempre ocurre algo. Supongamos que el niño tiene fiebre. ¡Tú eres una mujer con recursos!
Recurres a la súplica... y suplicas a la suegra, que se quede con el niño hasta que llegue la chica, a la chica, que venga un poco antes para que se vaya la suegra, al cielo, que la seguridad social deje de comunicar, a la encantadora enfermera que te dé cita tarde para no pedir permiso, a tu jefe que te dé permiso porque la encantadora enfermera ha pasado de ti y entre súplica y súplica tú sigues trabajando, así como haciéndote la relajada.
Y al final del día, nunca antes, te llama tu ocupadísimo marido, y te pregunta ¿qué tal cariño? Cuando te oye rugir como un rinoceronte en celo, recuerda que el niño estaba enfermo y hace ver que no se le había olvidado...
Y sales corriendo al pediatra, y llegas por los pelos, y te dice lo del virus, y te manda no se qué medicina, y cuando llegas a la farmacia han cerrado, y llamas a tu marido y le suplicas que cuando salga de trabajar, si no le supone mucha molestia, se pase por una farmacia de guardia, y entonces él te dice "no voy a poder, es que tengo una reunión", ¡que yo creo que mi marido no vive, se reúne!
Y le matarías, pero por teléfono no puedes así que decides arrastrarte hasta la farmacia de guardia, y allí que llegas tú con todo colgando: al pequeño que le cuelgan los mocos, el mayor que se cuelga literalmente de tu manga, de la sillita cuelga tu bolso, la bolsa del bebé, la bolsa de gimnasia, la bolsa del trabajo, las bolsas de los almuerzos, y la mochila del mayor, que ya quisiera Pérez de Tudela, que yo creo que este niño no crece porque la mochila se lo impide.
Parecemos unos sin-techo. Entras en la farmacia y el espejo del fondo te enseña al gremlin churruscao, pero como a trozos porque el maquillaje también se ha "descolgao" y te suda el bigote como una foca, y te la encuentras a ella, la SUPER-ORGANIZADA.
La super-organizada es esa mamá del colegio de tus hijos que siempre quisiste ser. Lleva a sus nenes a alemán, a judo, a pintura, al foniatra, a fútbol y a natación. Y es de las que comen y no engordan, y es delgada. Y en los cumpleaños del nene, lleva a toda su clase "un güevo Kinder", que son tres deseos a la vez, y tu niño con su bolsa de sugus, que yo creo que le estoy creando un trauma, y además prepara la bechamel de las croquetas. Yo hace tiempo que descongelo las famosas croquetas ¡que le den morcillas a la bechamel!
Y todo esto sin movérsele ni una de las siempre perfectas mechas; porque a este tipo de mujer no le crece el pelo. Yo creo que tampoco "sudan", pero de esto no estoy segura. Y tú que intentas recolocar todo lo que te cuelga y ella y su perfecta hilera de dientes que te sonríe y te suelta: "Chica, es que no te organizas, ¿por qué no pides reducción de jornada?" Aquí es donde le soltarías una leche por cada euro reducido por reducir tu jornada.
Superada la prueba, tus colgajos y tú regresáis a casa. La autoestima decidió quedarse en la farmacia.
Y bañas a los niños, haces los deberes del mayor, le das la medicina al pequeño, les preparas la cena, se la das y les acuestas y te tiras en el sofá.
Y para rematar el día, al cabo de un rato, llega tu marido a casa con cara de agotamiento y te dice que no ha parado en todo el día de reunión en reunión en la oficina (ha tenido tres reuniones) y que ha tenido que comer con los compañeros en un restaurante de aúpa y te pregunta "que qué hay de cena" y que si no te importa preparar a ti la mesa porque él está muy cansado.
Y ni siquiera te pregunta por el niño, tu trabajo, la suegra, la chica, el jefe, la enfermera, el médico, la farmacéutica y la super-organizada, y remata diciendo que "vaya pinta de gremlin churruscada que tienes con el maquillaje descolocado"; que "a ver si te cuidas un poco, con la cantidad de tiempo libre que tienes".

17 comentarios:

Rock Mantic dijo...

:)Qué cierto..
cuánto humor/realidad..de todo un poco, me encanta.
muchas gracias por pasarte..
te pongo en mis enlaces, aunque mi blog habitual es.
www.sonrisasexternas.blogspot.com
En el otro escribo muy... de vez en cuando.:)

un beso

J. Montabes. dijo...

Muy cierto, y es un hombre el que te lo dice. Mereceis un monumento. Me gusta lo que escribes, me encanta además cómo lo haces.


Un beso...

Io dijo...

Ja,ja,ja,ja,ja

Buenísimo!!! Y, desgraciadamente, cierto. Ser mujer sigue siendo un chollo, en este país y en este mundo.

Menos mal que algunas se lo toman con sentido del humor...

Un besazo.

La pequeña Delirio dijo...

Estamos todas condenadas :)

Ki dijo...

Y aun así, se minimiza en ocasiones, el trabajo del hogar de una siempre abnegada, y valiosa ama de casa...

Saludos!

MARIO ALONSO dijo...

Hola, querido gremlincito :))

Es genial el texto. Este humor tan nuestro tendente a la exageración siempre encierra muchísimas verdades, y entre carcajada y carcajada ahí queda el mensaje...

Creo que mi mujer también se sentirá identificada cuando lo lea...

Besos.

Gema dijo...

ja, ja, ja..
Que gracioso, y real como la vida misma, me he reido mucho... muchas gracias por compartir algo tan divertido... Aunque tiene un transfondo fuerte, que las mujeres de liberadas nada de nada... al reves, mas maniatadas... y poco reconocidas
Muchas gracias por pasarte por mi blog.

ALMAGRISS dijo...

Gracias por tu visita... por cierto me encanta el título de tu blog... cuando lo consigas me dices cómo ¿vale? yo estoy que me rindo cada dos por tres :)
Me ha encantado la entrada, quitando lo de los niños (no se atreverían a vivir conmigo por eso nunca han llegado, y porque la abstinencia tampoco sirve de mucho para eso) me siento bastante identificada, jajaja y encima en clave de humor... muy bueno.
Un beso

Violeta dijo...

jajaj muy bueno!
gracias por pasar. my buen blog!

Patricia dijo...

Que historia mas graciosa pero real, las mujeres somos una especie de heroinas calladas...o debere decir nobles heroinas silenciosas no?
Asi es! lindo post, te visitare seguido,
un abrazo,

ardiQ dijo...

genial!! muy bueno también me dio mucha risa, y eso....es todos los días!!!!!!!

Camaleona dijo...

Rock Mantic, yo diría que realidad tomada con humor... ¡qué remedio!

J. Montalbes, pues díselo de vez en cuando a tu mujer, que si le dices de vez en cuando que merece un monumento seguro que su día mejora considerablemente.

Io, yo diría que ser hombre es un chollo... por suerte mi madre me enseñó el sentido del humor...

Pequeña delirio, condenadas a cargarnos las espaldas de responsabilidades... tenemos esa extraña capacidad.

Ki, mi madre es ama de casa, crió cuatro hijos, a su madre, es amiga de sus amigos y paño de lágrimas de toda su familia... Mi madre es un ejemplo para mí.

Mario Alonso, si tu mujer también se siente un gremlin... dile lo hermosa que es...

Gema, mi padre me enseñó el amor por la profesión y mi madre el amor por la familia... así terminaré loca perdida.

Almagriss, tengo un largo camino para alejar al gremlin y encontrar a la mujer... ya os iré contando.

Violeta, gracias por tu ánimo!

Patricia, te aseguro que cuando termina el día no es precisamente una heroína lo que me siento, así que gracias por tus palabras.

ardiQ, cuando no es una cosa es otra... así nos tienen entretenida absolutamente toooooodos los días... como tenemos tanto tiempo libre!!

carlos dijo...

Ya lo dijo un séneca del sur: La organización podrá tener todo organizado pero arte? El arte es caos y expresión,alegría y sufrimiento,vida,y tú tienes mucho arte!! :)
Un abrazo

ardiQ dijo...

me encontre la imagen en internet y me gusto mucho, ese bebito enojado esta muy chistoso

Jara dijo...

, yo identificada no me siento claro, que ni madre ni marido y mucho menos niños... pero entiendo que si muchas madres están así.



sobre la ciudad..
cuando no queda otra hay que alejarse, y cuando una vuelve no siempre es lo mismo.


besotes con sonrisas, las que han quedado tras el texto.

Pequitas dijo...

:s me has dejado perpleja!!

pues soy una de esas madres q no se le mueve ni una mecha, toda organizada y flaca ( aun q me controlo para no comer en demasía) jjjajajaja

naah mentira, me he reído mucho y a quien no le ha pasado ...

pues tu texto tiene mucho de realidad y claro!! me he reído sólo porque no ando en esos trajines pero cuando me toca... joer!! soy una fiera


besos

mmarde dijo...

Lo mejor es el final. A mi me pasó el otro día que mi marido se quejaba de tenerse que ir a una cena de 60eu!!! Y yo en casa con los tres peques... ¡Pobrecito!

este es el diario

de una madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... que intenta seguir siendo y sintiéndose MUJER