Siendo madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... cómo mantenerme mujer.

jueves, 20 de septiembre de 2012

Malditos bichos

Las vacaciones llegan a su fin, así que recogemos el apartamento de mi madre en el que hemos pasado el verano. Lavo la ropa de cama y toallas. Doy de mamar al bebé. Limpio, recojo, cierro persianas, ventanas, vacío la nevera, apago agua, luz... ¡Vamos! como si no fuésemos a volver en años.
Cuando estamos a punto de irnos, mi hijo mayor se rasca la cabeza como si fuese a encontrar un tesoro debajo del pelo. Sí, efectivamente, los malditos piojos han vuelto a las cabezas de mi familia. Así que doy de mamar al bebé, nos subimos al coche, paramos en la farmacia, compramos kilos de mejunje anti piojos, vamos a casa, doy de mamar al bebé, lavo cabezas, paso lendreras, lavo más cabezas, así hasta que me aseguro que no queda ni un piojo. Doy de mamar al bebé. Lavo todas las sábanas y toallas de la casa, lavo toda la ropa de la maleta que ya había lavado antes. Vuelvo a dar de mamar al bebé. Paso el aspirador por alfombras, sillones y sofás. Seco la ropa y la guardo. Hala, ya está, piojos aniquilados. Me voy a dormir, que al día siguiente será el primer día que de verdad ejerza de mamá de familia numerosa. Es el primer día que me quedo sola, yo sola, con mis tres hijos. Doy de mamar al bebé.
Y llega el día siguiente, doy de mamar al bebé, la cosa no va mal, parece que me apaño bastante bien, hasta que ¡¡horror!! hormigas en el cuarto de baño. Mi marido se ríe de mí, las hormigas son indefensas, pero yo me las imagino en hilera, llegando hasta mi cama y entrando en mi oreja. Doy de mamar al bebé. No sé qué me pasa con los bichos pero siempre los imagino entrando en mi oreja, bueno sí, lo que pasa es que me acuerdo del día que a mi suegra le entró una palometa en la oreja, tuvo que ir a urgencias y la tomaron por loca. Así que lleno el cuarto de baño de polvos de talco, remedio infalible para que las hormigas se líen y no encuentren el camino. Doy de mamar al bebé. Consigo encontrar su guarida y la cierro a cal y canto, pasará un tiempo hasta que consigan encontrar otra rendija por donde llegar hasta mis orejas.
Ya estoy más tranquila, el tema de los piojos y las hormigas me ha puesto de muy mal humor, pero ya ha pasado. Ahora doy de mamar al bebé y atiendo a mis dos hijos mayores feliz y contenta de ser una mamá de familia numerosa. Aunque cinco minutos después me pregunto que cuándo narices empiezan el cole estos niños. Y entonces es cuando aparecen esos bichitos marrones que pululan por la cocina. Doy de mamar al bebé. Los bichos me odian, seguramente porque saben que yo les odio a ellos. Empiezo a buscar en el arroz, azúcar, pasta, hierbas... ¿cómo puede ser? si vacié los armarios hace dos meses. No los encuentro y ya no se me ocurre nada para librarme de ellos. ¿Y si echo gasolina en la cocina y la quemo? No, mejor en toda la casa. Así será imposible que sobreviva ni un solo bicho de la especie que sea. Podré con ellos. Me los voy a cargar a todos. No va a quedar ni uno vivo.

11 comentarios:

Ramón María Vadillo dijo...

¡Caray! y tú, ¿has comido? tienes que alimentarte bien. Paciencia y buena suerte con los bichos -olvida el fuego, por favor-

Abrazo...Bueno mejor un saludo ya que el peke estará mamando...Jajajaja.

Sara dijo...

Como yo diría, mamá pulpo :) me encantan tus entradas, yo también tengo 3 pequeños y es un reto pero a la vez muy gratificante ser su mamá.

Un abrazo y no te dejes de los bichos jaja

barbaria dijo...

Pues cuando acabes con los de tu casa, te vienes y yo entretengo a los niños mientras tú aniquilas una invasión de moscas y mosquitos que nos hacen la vida imposible.

rOo RAMONE dijo...

No hay duda, ahora que he visto a tu bebe, es el más guapo y el más bueno de todo el planeta :D
felicidades preciosa mamá, te mando un abrazo grande y estoy segura que te ves radiante. Besos besos

Camaleona dijo...

Ramón María Vadillo, venga vale, el fuego olvidado... pero como vuelvan a aparecer se van a enterar :)

Sara, un súper reto, especialmente cuando uno es bebé, supongo que conforme se vaya haciendo independiente, no necesitaré ser tanto mamá pulpo :)

barbaria, tú haces como mis amigas, que se inventan cualquier excusa para verme y así achuchar al bebé :) Pero bueno, voy encantada!!!

rOo RAMONE, a qué sí??? es que es muy bueno, y muy dulce, y muy tierno, y muy... vale paro ya que sino no termino nunca :)

María Florencia GZ dijo...

Me gustó. Muy limpio.

Anais Moutsanas Carela dijo...

Holaa, ¿qué tal?:
yo creo que ningún insecto puede entrar en la oreja, pero si tú dices lo de la palometa... ¿pero ese bicho no es demasiado grande? Qué cosas le pasan a uno.
Pues esos bichos marrones a los que te refieres no tienen que ver con la comida. Creo que te refieres a la carcoma, pero esos sólo devoran madera.
... La verdad, lo de los piojos siempre traumatiza.
Espero que tus niños crezcan sanos y fuertes.
Un saludo cordial,
Anais

RECOMENZAR dijo...

me gusta con la garra con la cual escribes
Un abrazo desde el norte

Rebeca dijo...

jaja, que miedo me das! qué tremenda está super mami! te imagino con 10 brazos y 8 piernas. ¡Piojos! aquí en el hospital nos viene gente mayor con ellos, los tenemos aislados y no hay manera de matarlos, no con la loción, ni dale que te pego con la liandrera ni nada. Tengo la impresión de que los bichos tienen super poderes.

Isa dijo...

Madre mía... las cabecitas de mis peques debe están empezando a tener también tesoros escondidos..., esta tarde sin falta me pongo manos a la obra con potingues y liendreras...
¡¡¡¡ venga mamás que podemos con ellos!!!

Por cierto, me chifla tu blog...

Besos

Camaleona dijo...

María Florencia GZ, sí sobretodo limpio :)

Anais Moutsanas Carela, lo de la palometa es un hecho verídico que le pasó a mi suegra, en el hospital la tomaron por loca y cuando le sacaron la palometa de la oreja, los médicos fliparon.

RECOMENZAR, muchas gracias!!!

Rebeca, ah, pues entonces está claro que en el hospital me necesitáis... tengo superpoderes contra los piojos, estoy entrenadísima.

Isa, a mí también me chifla el tuyo ;)

este es el diario

de una madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... que intenta seguir siendo y sintiéndose MUJER