Siendo madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... cómo mantenerme mujer.

miércoles, 30 de junio de 2010

La historia de mi dolor

Sabía que tenía que ocurrir, al fin y al cabo él me lo anticipó. El que avisa no es traidor, o eso dicen. A pesar de todo no quise creerle, confiaba demasiado en mi fortaleza, pero ha quedado demostrado que ya no soy la misma mujer que un día fui, tengo que hacerme a la idea y no fiarme la próxima vez.
Empezó mi sufrimiento tal y como él me había anunciado y fue creciendo poco a poco, aún así ninguno de los dos hicimos nada, él vivía su vida feliz y tranquilo, mientras yo soportaba el dolor en silencio poniendo mil excusas para no darle la razón, los niños, mi marido, la casa, el trabajo, mi tía, mi madre. En realidad no puedo quejarme de su actitud, porque no le llamé hasta que fue imposible resistir ni un segundo más.
Me dijo que debíamos resolver esa situación de una vez por todas y fui a verle. Estaba muy nerviosa. Mientras le esperaba me miré los pies y me di cuenta de que mis sandalias estaban destrozadas, me miré las manos y me di cuenta de que me temblaban, dejé de mirarme y me dediqué a mirar las paredes y el techo. Estaba asustada.
En seguida llegó, nos miramos y me dijo algo que ya ni recuerdo, creo que intentaba animarme. Yo sonreía, como hago siempre ante la adversidad. No pude mirarle más, cerré los ojos y decidí abandonarme. Y entonces fue cuando ocurrió, me dejó un vacío inmenso, un hueco tan grande que no sé si podré llenarlo alguna vez, quizás con el tiempo, dicen que todo lo cura.
Gracias a él conseguí sacudirme el dolor. Me fui de allí aliviada. A cambio tuve que entregarle mi muela. Que se la quede para siempre, yo no la quiero, total, la sacó a cachitos. Al día siguiente mis hijos miraron debajo de mi almohada para ver si el Ratoncito Pérez me había dejado algo, pero nada, debió dejar la moneda en la basura de la consulta del dentista.

23 comentarios:

aLba * dijo...

me ha encantado la historia.. :)

Ali dijo...

jajaja. Muy bueno.

Pequitas dijo...

jajajaj se veía venir
:/
al menos ya no duele

besos Cama :*

Calvarian dijo...

Muy bueno jejeje. Yo tb pasé por una extracción de esas en cachitos. Se me rompió la muela comiendo cortezonas de cerdo...
jajaja
Bésix

Sergio Ballester-Lorente dijo...

Que bonita historia! pero no te preocupes que te queremos igual, aunque tengas ese vacio :-) besitos

claudia dijo...

Casi nos haces llorar por tu muela.

sara dijo...

Pensé que era el fin del mundo..jajaa. Me ha encantado!!

besos y abrazos

sara

Luly dijo...

Las muelas si que son un calvario cuando te duelen, a mi me han obligado también de ir al dentista más de alguna vez. Y la última vez que me sacaron una de esas "molestias" se llevaron otra de regalo, osea, 2x1 jejejeje :P

Saludotes guapa y estoy muy apenada por no haber pasado últimamente por estos lares, podrías disculparme por fis, síííí!!!! ;)

KappieG dijo...

Todo a lo último: si se va, que sea cuando uno quiera xD
Y ese Pérez, ni avisó, traidor! haha



Saludos, (:!

Camaleona dijo...

aLba*, me alegro ;)

Ali, mira que reírte de las desgracias ajenas...

Pequitas, pues sí, ya no duele y mira que soy capaz de soportar bastante dolor...

Calvarian, al menos se te rompió mientras disfrutabas...

Sergio, gracias... sé que puedo contar con tu cariño :)

claudia, a la muela que le den morcillas...

sara, es que casi-casi fue el fin del mundo :P

Luly, si me hubiera sacado dos, creo que le habría dado un mamporrazo seguro.

KappieG, eso, que se vaya cuando yo quiera, no cuando decida el dentista.

Alís dijo...

Ay!! Aguanto muchos dolores, pero los de muelas los recuerdo como insufribles. Menos mal que hace tiempo que no me afectan (voy a tocar madera, no vaya a ser...).
Estaba pensando que los dentistas se forran. Entre el precio de la consulta (que no es poco) y lo que les deja el ratoncito Pérez por nuestras muelas... pues sí, se sacan un buen sueldo.
Muy buena la forma de contarlo.
Un besote

Nuria dijo...

Joíaaa! Qué susto me has dadooo! Me temía lo peor...bueno, que no digo yo que ir al dentista no dé más grima que morder una tiza...iiiiii! Un besito

EriKa dijo...

Nena... mientras leía no sabía que pensar... a mi me quitaron una muela a trocitos y para quitarlos todos he tenido que ir dos veces al dentista por que quedaron dentro de la encía y han salido después.
Besos.

Menda. dijo...

Jjajajajajaj, jodíaaaaaaaaaaaaaaa!!! por un momento me despistaste, te lo juro.

MariluzGH dijo...

¡Me has tenido en vilo hasta la última letra! ¡¡¡¡¡genial!!!!!
:)
abrazos y buen fin de semana

Camaleona dijo...

Alís, la verdad es que mi dentista se porta bastante bien en cuanto a los precios... sino, por muy guapo que sea, ya habría cambiado.

Nuria, ir al dentista a que te quiten una muela ¡¡es de lo peor!!

EriKa, por suerte me lo quitó todo de una... pero no veas qué sufrimiento.

Menda, ¿despistarte a ti? pues ya es difícil.

MariluzGH, buen fin-de... besos.

María José dijo...

que malvada eres!!!
leyendo me recordaste que tengo que ir al calvario tambien!!!
mis enjuiciadas muelas se vienen con todo


Enormes saludos!!

Magamerlin dijo...

El comienzo de la historia es buenísimo.
Bueno lo que importa es que el dolor se fue y el ratoncito Pérez también paso de largo que pena jajaja.
Un bezote.
Besos, hasta pronto.

Dara Scully dijo...

Dice Cat que te trae cariños para compensar la pérdida.


(sonrisa)

rOo RAMONE dijo...

Me espantaste a los primeros párrafos, pensé: "Tanto me he perdido"
Lo bueno el dolor no se siente si se tiene anestesia :)
Un beso mamá bonita!
Y abrazos grandes a tus peques!

SOMMER dijo...

Será cabrón, el ratón perez digo...

Camaleona dijo...

María José, con el tiempo... el calvario es para bien.

Magamerlin, habría estado bien que el ratoncito se estirara con algún regalo para mí... por variar, claro.

Dara Scully, los cariños de Cat lo compensan todo... me quedaré mirándola ensimismada.

rOo ramone, yo lo que quiero es una anestesia de esa en casa, por si me vuelve a ocurrir... les doy tus abrazos de brujita a mis hijos...

sommer, pero el ratón sólo es un peón... habría que encontrar al que se queda con todos los dientes...

Belén dijo...

Había pensado mal y todo, jajajaja. Muy buena historia y muy bien contada.

este es el diario

de una madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... que intenta seguir siendo y sintiéndose MUJER