Siendo madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... cómo mantenerme mujer.

jueves, 11 de marzo de 2010

Inspección Técnica de Vehículos

Es que cuando tengo que pasar la ITV me pongo malísima, con dolor de barriga incluido. Es como si me estuvieran examinando a mí en vez del coche y claro, me entran unos agobios espantosos, si total, sólo es un coche, pero mira, me pongo fatal. Mientras esperaba aproveché para respirar hondo y hacer ejercicios de relajación, tranquilidad, ante todo mantén la calma, aparenta seguridad. Hasta que llegó el gran momento.
- Los papeles – me dijo el tipo que me iba a examinar.
- Hala - pensé – éste ni mira el coche, me pone la multa directo.
Yo, por si las moscas, le entregué los papeles.
- Avance hasta aquí – me ordenó.
Y yo avanza que te avanza, hasta que casi le atropello, menos mal que paré a tiempo.
- Vale, vale. Intermitente izquierdo.
Silencio.
- Intermitente izquierdo – me dice subiendo un poco el tono.
- ¿Eh?
- Intermitente IZQUIERDO.
- ¡Ah! – y le obedezco, no vaya a ser que me tome manía.
- El derecho no, el izquierdo, señora.
- Vale, vale – caray qué poco sentido del humor tiene este chaval.
- Apriete el freno.
- El freno, no el embrague.
- He dicho el FRE-NO, no el acelerador.
- Ains. Ya está.
- Abra el capó.

- ¿En serio? ¿el capó? – lo que me faltaba, pienso para mis adentros, mientras ordeno a mis neuronas que se organicen rápido para encontrar la palanquita ¡ya!
- Señora, ¿puede abrir el capó?
- Sí, claro, es que no suelo llevar este coche y no sé dónde está – pedazo de excusa que me invento, porque en el coche que llevo habitualmente tampoco tengo ni la más remota idea.
El chico me mira como diciendo ¡sí, claro! Pero por suerte la encuentro y ¡¡se abre!! Gracias neuronas.
- Avance – me dice impaciente.
- ¿Otra vez? Pero si ahí hay un agujero gigante – pienso para mis adentros, mirándole aterrorizada.
- A-VAN-CE.
- Vale, vale, ya voy - y vaya, parece que el coche no se cae en el agujero que tiene escaleras y todo.
- Cuando le diga, apriete el freno.
- OK – le contesto super-segura intentando recuperar su confianza.
Pero, de repente, veo que el chico se mete dentro del agujero. Si me dice algo no voy a oírle. Y efectivamente me pide doscientas veces que frene, pero no me entero. El chico sale.
- ¿Puede frenar?
- Sí, claro – y me pongo a frenar como una loca.
- Salga del coche.
- ¡Oh no! - pienso - ahora ya es definitivo, me pone la multa y además me bloquea el coche y a ver cómo llego a casa ahora.

- Vaya a la oficina con este papel y le darán la pegatina y el justificante de la inspección.
- ¿La he pasado?
- Sí
- ¿De verdad?
- Que sí.
- ¡Gracias, mil gracias! – menos mal que me contuve a tiempo porque casi le suelto un morreo de la alegría.
Para mi desgracia, o cambio de trabajo o el año que viene tendré que volver, y además con los dos coches. Espero que no esté el mismo chaval, porque en cuanto me vea llegar, el que cambia de trabajo es él.

17 comentarios:

DIAVOLO dijo...

JAJAJAJAJA... qué forma tan divertida de contar algo que nos pasa a todos. Yo tampoco le escucho a ese señor cuando me grita desde el foso, y tiene que salir enfadao... :)))

Besos de primavera.

Alís dijo...

Si es que no se les escucha desde el foso. Yo me colgaba literalmente por la ventanilla para escucharlo, y ni así se le oía muy bien.
Yo la primera vez pensé que me dirían: "el coche la pasó, pero usted no", jajaja.
Me reí con tu relato. Me sentí tan identificada!
Besos

Milagros dijo...

jajajjaa , que gracioso relato, que suerte que no te quitaran el coche!!!!.

Un abrazo Camaleonaa y que te siga yendo bien en todo :)

Marga F. Rosende dijo...

Yo no conduzco y no se como funcionan esas cosas, pero tal como lo cuentas creo que me pondría histérica.

Besos

Rebeca dijo...

Uys! me toca pasarla este año y yo también estoy temiendo ya, sobretodo lo del foso me da la impresión de que voy a ponerme tan nerviosa que voy a meter definitivamete el coche en el agujero, pero bueno ¡todo por una pegatina y el ahorrarse las multas!

sara dijo...

Jajjjajj...que buen relato Camaleona!!! Muy gracioso, me encanta como escribes!!

besos y abrazos de tu niña gallega

sara

mmarde dijo...

Me moría de risa leyendo tu experiencia en la ITV... el año pasado fui yo con mis tres hijos. Les dije a los niños que les agradecería infinito que cuando el señor antipático me hablara hicieran el favor de quedarse mudos. Los niños se portaron fenomenal. Cuando el señor antipático abrió la puerta del coche para estirar de los cinturones se quedó sorprendido mirando al mogollón de niños que le miraban aterrorizados como si fuera el ogro malo del cuento... Pasé la ITV y mi hija mayor me dijo: Tampoco era tan antipático, mamá. ¡Qué sabrá ella!

K a p p i e dijo...

Hahaha
Ustè no se preocupe, que tiene un sentido del humor genial. XD

No supe muchas de las cosas que le preguntó xDD
Por eso no manejo ;___;

Muy bueno :P


Saludos !

EriKa dijo...

Jejeje,yo tambien me pongo muuuy nerviosa cuando tengo que pasar la ITV, que por cierto , la tenía que estar pasando ahora pero he pillado por banda a mi marido para que lo lleve , ya me espabilo para que me den hora los sábados, que está él.
Yo creo que les miro con tal cara de susto, sobre todo cuando he de pasar por el agujero ese, que hasta al chico lo hago dudar, debe pensar si no acabaré metida con el coche en la fosa con él.

Primerodemayo dijo...

Jajjaja, genial xD.

Nunca e pasado una ITV pero a partir de ahora cada vez que por cualquier razon piense en ella me saldra una sonrisa gracias a este texto

Doña María dijo...

Je, je, je... No sabes cómo te entiendo, Camaleona. Yo no tengo coche, pero te aseguro que el médico me hace unas ITV igual de agobiantes. Y en mi caso si no la paso me retiran de la circulación, pero para siempre.
Un abrazo

acoolgirl dijo...

Yo sólo he ido 2 veces a la ITV y también me ha pasado eso de no escuchar al chico.. de hecho, una vez fue él el que tuvo que meterse a frenar y esas cosas... creo que pensaba que no sabía hacerlo o algo así!! xDD

Si es que los exámenes son malos para cualquiera!!

Un besitooo

Nieves dijo...

Recién llegada a tu blog. He leído varias entradas y me pareces genial. Un beso.

CISNE dijo...

ajajajajaj,a mi me pasa lo mismo!!creo que voy a pasar un examen en el instituto o algo asi...me pone nerviosa y me tiene que dar bocinazos para que le oiga,asi que yo a vecespongo hasta una sonrisita para que no se le crucen los cables!!!
besos

Caparzo dijo...

jajajaja muy bueno camaleona... como me he reido de a gusto

Caparzo dijo...

jajajaja muy bueno camaleona... como me he reido de a gusto

Pequitas dijo...

:O
a mi me da pánico!!
mira con lo del agujero en el suelo me sucede solo cuando hay q hacerle cambio de aceite, yo solita debo encajar el auto en unas canaletas o me caigo al dichoso foso ahí nadie te ayuda y no hay nada de rejitas :S

En cuanto a la revisión técnica es para mi de lo mas fastidioso y peor aun me cohíbe por q son puros hombres dispuestos a linchar a otros hombres y aun más fácil a una mujer ( estoy segura q esos tipos gozan con rechazar los carros). Peeero la gran dif. es que aquí te piden las llaves; tú no haces nada de nada, ellos mismos prueban luces, frenos, zumban el auto de arriba a bajo prueban amortiguadores y así me zafo de todo lo malo q pasaste tu :p
Vivan las plantas de revisión técnicas chilenas!! jajajja

Besos Cama
:*

este es el diario

de una madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... que intenta seguir siendo y sintiéndose MUJER