Siendo madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... cómo mantenerme mujer.

domingo, 24 de mayo de 2009

Nunca es tarde para aprender a filosofar

Mi hermana le regaló a mi hijo mayor la suscripción a la revista Caracola. Al chaval le ha encantado porque tiene todo lo que necesita una revista para un crío de cinco años: cómics, adivinanzas, cuentos, juegos, curiosidades... y además tiene una sección que, como madre responsable que intento ser, me ha resultado de lo más enriquecedora.
Estábamos tranquilamente leyendo los cuentos, jugando a buscar personajes, leyendo cómics, cuando paso de página y allí estaba. Al ver el nombre de la sección, “Pienso y opino con los pequeños filósofos”, ya debí sospechar que la cosa no iba a resultar nada fácil, tendría que haber pasado de largo y haber vuelto después de prepararme un poco. Pero no, allí me quedé yo mirando aquel dibujo y aquella página que hacía inevitable enfrentarme a una de esas preguntas de la vida que uno nunca tiene tiempo de responder porque hay que darle algo más que un par de vueltas.
Mientras yo intentaba prepararme rápidamente, mi hijo me miraba ansioso e insistía… “mamá, ¿qué pone?”
“¿Siempre hay que proteger la naturaleza?” le leí a mi hijo.
Y claro, nos quedamos los dos pensando y mirándonos y volviendo a pensar y volviendo a mirarnos… como cuando sabes que es una pregunta trampa y no te atreves a contestar por si te pillan.
Y, efectivamente, los dos caímos en la trampa… “Claro que hay que proteger la naturaleza, mamá” me dijo mi hijo un poco con cara de ¡vaya pregunta! Y yo asentí, no me atreví a plantearle las preguntas que me hago, ya que no iba a poder ayudarle a encontrar sus propias respuestas (¿qué pasa con los mosquitos molestos que intentan picarme? ¿con las palometas atrevidas que entran en casa? ¿con el aceite inservible que tiro por la pila? ¿con las hormiguitas en fila del camino? ¿con las flores silvestres que recojo para un ramito? ¿con el precioso collar de coral que me regaló mi madre? ¿con los animales del zoo o del oceanográfic? ¿y con ese otro montón de acciones que cada día hago que pueden estar perjudicando a la naturaleza?). Y le dije, “muy bien cariño, pues ya sabes, ¡a protegerla!”
Me quedé pensando que ¡vaya ejemplo voy a ser para mi hijo! si no le ayudo a profundizar. Así que me puse manos a la obra y acudí al enlace donde explica cómo “filosofar” con los peques, yo que soy más simple que un plato de nabos:
http://www.conmishijos.com/profesores.filosofos.php
Me lo he leído todo de cabo a rabo y me doy cuenta de que, cuando llegue la revista el próximo mes, voy a tener que pedirme un día de vacaciones sólo para poder preparar esta conversación con mi hijo, es que soy muy concienzuda y un poco lenta, pero no pienso dejar pasar la oportunidad de aprender algo más sobre mí misma y así ayudar a mi hijo a encontrar sus propias respuestas.
¡Casi nada!, así que ¡manos a la obra!

40 comentarios:

Dara Scully dijo...

¿Y cinco años no son muy poquitos para meterse a bucear en las grandes preguntas que, a veces, ni siquiera los adultos sabemos responder?
Yo le dejaría un par de años más de inocencia.



un miau grande, bonita :)

Tony Amesty dijo...

tengo que empezar a ponerme las pilas......lo que me espera!!

un abrazo

Calvarian dijo...

Siento decirte esto...pero cuento tiempo pasaron tus progenitores explicándote algo como eso??? Pues por eso iba todo bien...Cada vez va peor la cosa porque cada vez intentamos explicar más lo que no se pude explicar.

Besix

· Alba · dijo...

No creo que seas más simple que un plato de nabos, más bien todo lo contrario ^3^
Y tienes toda la razón del mundo: mucho hablar de proteger, pero a la hora de la verdad... Zoos, Mata-todo, corridas de toros... En fin, humanos :(

Annick dijo...

Soy abuela y no tengo ese compromiso con los hijos , pero si algunas veces con los nietos , que gracias a Dios preguntan mucho.
Pero creo que los padres no deberian adelantarse a las preguntas que les hacen los hijos .
Cada edad es una etapa , no quemamos estas etapas .

Un abrazo desde Malaga.

K a p p i e dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
K a p p i e dijo...

Particularmente, no le enseñaría como protegerla. Le enseñaría a distrutarla, amarla. Porque cuando uno hace esas dos cosas, sabe proteger, respetar, y demás.

Saludos n_n

J. eMe. dijo...

Animo, sé tú misma y no intentes adelantarte al tiempo ni al proceso natural. Yo estoy en la misma confusión y es el tiempo y ellos mismos los que más veces de las que nos imaginamos nos van dscubriendo cosas nuevas. Animo, supermami...

Besos mi mamá favorita...

Camaleona dijo...

Dara Scully, cuando mi hijo se planta delante de una fila de hormigas y las empieza a marear y pisotear, está disfrutando de la naturaleza, pero ¿está disfrutando CON la naturaleza? ¿tengo que hacerle reflexionar? ¿o tengo que dejar que siga matando hormigas? Creo que con cinco años (y con dos) ya tienen capacidad para entender que las hormigas son seres vivos que cumplen una misión y que se puede jugar con ellas, pero sin hacerles daño.

Tony Amesty, y la cantidad de preguntas que nuestros hijos (y no las revistas) nos van a hacer en momentos que nos pillarán desprevenidos.

Calvarian, en primer lugar te digo que me encanta que me lleves la contraria, así me haces pensar y reafirmarme (o no) en mis ideas. Mis padres me enseñaron muchas cosas buenas, pero no precisamente a pensar por mí misma. Me marcaron sus líneas entre lo que está bien y mal, pero no me auyudaron a que yo encontrara mis propias líneas. Y no creas que con el tiempo las voy encontrando.

Alba, muy muy simple, y muy muy lenta... por eso me cuesta reaccionar ante sus preguntas difíciles.

Annick, es posible que la pregunta general ¿siempre hay que respetar la naturaleza? puede venirle grande a mi hijo. Pero no las pequeñas preguntas o situaciones cotidianas que dan respuesta a esta gran pregunta. Como el ejemplo que ya he puesto de las hormiguitas, o explicarle por qué el almuerzo es mejor envolverlo en servilleta que en papel de plata... son situaciones de cada día que pueden ir determinando su gran respuesta.

Kappie, totalmente de acuerdo contigo.

J.eMe., lo que me planteaba después de encontrarme con esta sección en la revista es si estoy preparada para responder las preguntas que ellos me van a plantear desde su inocencia. Es más me pregunto si podré ayudarles a encontrar sus propias respuestas a estas preguntas. Pienso que es una asignatura pendiente, precisamente porque mis padres no me enseñaron a hacerlo, y es este tipo de cosas de mí misma que mientras no tenía hijos podía dejarlas correr, pero cuando se trata de ellos tengo que resolver.

aLba * dijo...

manos a la obra:)

sara dijo...

A veces los hijos hacemos muchas preguntas, algunas que no tienen respuesta, otras que los padres ni siquiera entienden, que....

Muchos besoss Camaleona, me ha gustado mucho el texto.

Sara.

Camaleona dijo...

aLba*, estoy pendiente de la próxima revista... esta vez no me pillarán.

sara, todas las preguntas tienen respuesta, lo que pasa es que los padres no siempre las conocemos... a mí lo que me gustaría es que mis hijos sepan encontrar sus propias respuestas.

Agua dijo...

Los peques siempre nos sorprenden con sus ideas y ocurrencias... seguro que en los proximos numeros el encontrará respuestas que te dejaran asombrada..ya nos contarás que tal avanza esto de filosofar!!! :-) un beso!

Camaleona dijo...

Agua, pues la verdad es que hasta tengo ganas de aprender a filosofar (de andar por casa, claro). No hay nada como tener hijos para retomar todos los temas pendientes que llevo mi vida aparcando. Además tengo la suerte de tener dos peques muy maduros (o eso dicen sus profes, yo no soy capaz de valorarlo), así que seguro que me van a exigir...

DIAVOLO dijo...

Eres una madre única, lo sabías? Cada vez que planteas asuntos relacionados con la educación de los hijos, más te admiro. Iré a ese link con más tiempo, y leeré, que siempre es bueno aprender.

Besos.

Estela dijo...

es una maravilla como explicas las vivencias de tus hijos..
Tu niño es muy listo con cinco años y como le da al coco..

Un abrazo!!

Esteban dijo...

No creo que nadie cuide al 100% la naturaleza ni nada, un beso.

Luly dijo...

Los niños de hoy en día son más despiertos de lo que nosotros mismos fuímos, así que yo creo que tienes razón en tratar de estar atenta para poder responder las preguntas que te hacen tus hijos.

Saludos.

Camaleona dijo...

Diavolo, no te creas, que una cosa es lo que me gustaría hacer y ser, y otra cosa bien distinta lo que al final termino siendo. Eso sí, cada día nos esforzamos, porque ellos lo merecen (y nosotros, papi y mami, también).

Estela, la verdad es que mi hijo mayor es un niño con el que siempre se ha podido razonar muy bien... y según lo que dicen las profes, con el pequeñito también.

Esteban, todos sabemos que se DEBE cuidar la naturaleza y sin embargo nadie la cuida completamente... pero es importante que sean conscientes de sus actos y las repercusiones de los mismos.

Luly, y no sólo preguntas que me hagan, sino también situaciones en las que tienen que aprender el donde se encuentran los límites.

mmarde dijo...

¡Qué casualidad! Mi hija también está suscrita: Yo creí ser más lista e intenté pasar la página de largo disimuladamente.
No coló: Mamá, mamá, espera: ¿ahí qué pone? Uffff.

Camaleona dijo...

mmarde, pues ya me contarás cómo saliste del paso. Para el próximo número nos podíamos poner en contacto y practicar. Ahora que mi hermana ya me podía haber avisado... ya hablaré con ella... :)

· Alba · dijo...

Pásate un ratito por el blog ;)

Nerina Thomas dijo...

mIRA ...SI TUNIÑO YA A LOS CINCO AÑOS ES ASÍ....MADRE MÍA!!!
Es inteligente sin duda y tu una madre de aquellas!!!
Como "debe " ser.
te quiero mucho. Gracias por tus palabras en mi blog, acompañan al alma.

Camaleona dijo...

Alba, ya lo he visto, pero me estaba haciendo la disimulada. Ya me invitas a trabajar de nuevo. Me lo pensaré, aunque sabes que es difícil. Gracias por pensar en mí...

Nerina Thomas, tú sí que eres una madre de aquellas, como debe ser.

mimmIqmI dijo...

ahhhh eso suena a mucho por hacer, pero igual será mucho por compartir con tu peque. Y pues no nunca es tan tarde para sentarse a filosofar y a querer interpretar las cosas. Mucho animo desde acá hasta allá para ese aprendizaje feroz camaleona.

un saludo vivo

María dijo...

Hola, Camaleona:

A mi me ha pasado con mi hija, que algunas veces me hace preguntas que no sé por donde salir, me dejan pensando, porque son unas preguntas tan inteligentes que me las tengo que pensar algunas, pero siempre intento darla una respuesta, aunque a ella, a veces, no la guste esa misma respuesta.

Tu hijo te ha hecho unas preguntas muy interesantes y es que, la verdad, nadie nos enseñó para ser madres, se va aprendiendo a lo largo de la vida, y a veces, pueda que nos equivoquemos, somos humanos como todos, pero lo importante es darles buenos ejemplos en todo, pero sobre todo, con mucho amor y cariño, asi como paciencia.

Me gustó mucho tu post, muy agradecida de que compartas tus vivencias personales, porque nos ayudan mucho entre todos.

Un besazo.

lopillas dijo...

Estoy de acuerdo contigo completamente. Improvisar con la educación de los hijos no creo que sea muy buena idea. Esto no quiere decir que tenga que ser todo rígido y estudiado, pero a falta de un manual de instrucciones, lo mejor es prepararse lo gordo de cada etapa, para improvisaciones las de los nenes que son más divertidas.
amor + saber + imaginación = mamá

::karlaramelo:: dijo...

eres una mami hermosa, de eso es lo que estoy segura.

:)

Estela dijo...

Buenos dias pasate por mi blog tienes un buen ramillete de mimos y cariños..

Un abrazo y besos a tus peques!!

Marga Fuentes dijo...

Camaleona querida:
Te dejo el Premio Violeta en mi blog porque el violeta, es el color de la mentalidad pensante, de la lógica y de la razón. Es el color de la madurez avanzada, del equilibrio, del razonamiento concreto. Sus vibraciones provocan un mayor rendimiento de la actividad mental, y esto es algo que nos hace crecer espiritualmente, nos indica respeto, dignidad y amor por uno mismo.
Te lo dejo con mi reconocimiento a tu amistad, a tu aprecio, a tu persona.
Un beso y un fuerte abrazo. Hasta la vuelta.

Yaiza dijo...

Hola Camaleona, esa revista le compraba yo amis hijas, y había preguntas como dices tu, con trampa.
A veces, habría que hacer un master para saber como explicarle a los niños las cosas.
En el sentido de preguntas, mis hijas no han sido preguntonas, y eso siempre me ha extrañado.
Ahora cuando se lo comento a ellas, siempre me dicen, si esque mamá, tu siempre te adelantabas a nuestras preguntas, jaja.
Soy peor que el abuelo cebolleta siempre explicando y contando batallitas.
Le echaré un vistazo a ese enlace, aunque ya no tengo niños pequeños, pero me parece que este verano, me lo pasaré la mitad con un bichejo de 5 años en mi casa.

Un besote.

Io dijo...

Yo tenía la suerte de que vivíamos con mis padres, de manera que la sección "Preguntas" se la endingaba disimuladamente a ellos, que para eso eran abuelos y por lo tanto "presuntos" sabios :D (Y la verdad es que lo fueron)

La naturaleza hay que cuidarla siempre, pero los mosquitos en mi casa... a muerte! Que siempre vienen todos a picarme a mí y acabo como en la isla. Eso es defensa propia :D

Ánimo guapa, que aún te queda...

Un besazo.

Patricia dijo...

Dicen que las personas somos fruto mas de la familia que de la escuela, y tu al parecer lo estas haciendo fenomeno!! te felicito por la idea de la revista, es genial asi le ensenhas poco a poco, paso a paso y haras de tus ninhos grandes personas en el futuro! admiro tu dedicacion honestamente!
besos,

Io dijo...

Pues el caso es que no me he quedado muy contenta con mi comentario, así que, bromas aparte:

Las preguntas que nos hacen nuestros hijos muchas veces nos llevan a encontrar respuestas a algo que nosotros mismos llevábamos preguntándonos mucho tiempo.

Mi hija nunca fue excesivamente preguntona. A veces me lo ponía difícil, pero generalmente salía airosa, porque me gusta la enseñanza y tiro mucho de metáforas. Otras veces aprovechaba la ocasión para indicarle que buscase ella misma la respuesta entre lás páginas de un libro (le gusta mucho leer, desde pequeña).

Y lo que sí es cierto es que sus abuelos fueron grandes maestros para ella.

Es un alivio ver madres como tú, que dedican a sus hijos el tiempo que requieren en vez de escurrir el bulto endosándoles la Wii.

Aiinnsss, que a gusto me he quedado...

Un besazo.

Inés dijo...

Camaleona, siento el retraso !
gracias por la referencia de la revista y por el link, me parece muy interesante y no lo conocía.
La preguntita es de esas efecto boomerang para los padres, los niños lo tienen muy claro, pero a mí me habría pasado lo mismo que a ti, y reconozco que he de cambiar muchos hábitos todavía.

muchos besos y abrazos,
leo tu post anterior que no me perdonaría perderme ninguno!

*gracias por tu último comentario, yo también lo pienso, un beso.

luna dijo...

Muy profundas se han vuelto las revistas para los niños, madre mía.

Besos.

KI dijo...

jajaja, los niños son todo un reto... preguntas o afirmaciones teóricamente fáciles de responder, encierran dificultad para lograr que los niños busquen solos sus propias respuestas ...


Besos Camaleona

Camaleona dijo...

mimmIqmI, es que a mí de filosofía lo único que me gustó fue la evaluación de lógica, siempre fui un poco simple.

María, sobretodo paciencia, paciencia, pacieeeeeeencia.

lopillas, a mí me encanta tenerlo todo controladísimo, pero estos chiquillos me hacen improvisar una tras otra…. sos!!!

::karlaramelo::, al menos para mis hijos sí que lo soy.

Estela, hoy te regalo yo los mimos. Animo.

Marga Fuentes, sabes bien que para mí es un honor recibir de ti todas estas bellas palabras… Espero tu regreso…

Yaiza, yo es que no tengo mucha imaginación para explicarles las cosas, creo que soy demasiado directa y a veces me miran con cara de no entiendo ni una palabra de lo que me estás diciendo… pero eso me pasa sobretodo cuando ni yo misma sé lo que estoy diciendo.

Io, yo es que no puedo soportar a los bichos, y menos en mi propia casa… me vuelvo loca, soy claramente mujer de ciudad…
En la adolescencia y juventud tenía más ganas y tiempo de pensar y repensar las cosas, y algunas de las conclusiones a las que llegué aún las mantengo. Sin embargo la mayoría de temas cerrados he tenido que ir reabriéndolos y repensándolos… y como ya no tengo tanto tiempo, la mayoría se quedan a medias… Los hijos son la mejor excusa para retomar historias y preguntas olvidadas, porque ellos valen lo suficiente como para que yo lo tenga claro.
He de decirte que además de todo esto, también juega a la wii, esta es la parte que aporta papá… estar a la última en cuanto a tecnología (incluidas consolas y juegos). Eso sí, sólo juega una partida los sábados y otra los domingos, con esto le estamos enseñando a trabajar su propio autocontrol… pero esto es otra historia.

Patricia, mi hermana es la que va un paso por delante y me va metiendo en estos “fregaos”. La escuela es importante porque pasan mucho tiempo, pero desde luego la familia es la que marca los valores y las costumbres. Muchas gracias por tus palabras.

Inés, estos críos que son tan inocentes nos meten en cada follón con sus preguntas…

luna, no, si la revista es de lo más normal para chiquillos de cinco y seis años… la profundidad la marcamos los mayores. Yo retuerzo las preguntas hasta hundirme en las respuestas, sin embargo mi marido no le ve la dificultad y en treinta segundos dio por zanjado el tema…

KI, sólo espero enseñarles a encontrar sus propias respuestas… algo que a mí se me hace difícil.

Lorraine dijo...

Gracias por pasarte, me halaga mucho que alguien como tú aprecie mis palabras, quizá quiera decir que no estoy tan lejos de la meta que persigo :)
Un besito!

Camaleona dijo...

Lorraine, me ha gustado lo que he leído.

este es el diario

de una madre, esposa, hija, hermana, nuera, tía, cuñada, amiga, trabajadora... que intenta seguir siendo y sintiéndose MUJER